AHORA TOCA NO DORMIRSE EN LOS LAURELES

La remontada frente al Osasuna el pasado viernes, nos trajo una alegría que aún nos dura, pero no debemos dormirnos en los laureles, y a eso dedicamos este comentario que, como siempre decimos, es personal, y, por lo tanto, sujeto a los errores de opinión que seguramente cometeremos. 

Para empezar, recordamos a nuestros amables lectores que, aunque con frecuencia, escribimos acerca de los (supuestos) errores de Oltra, nunca hemos pedido su cese inmediato. Menos aún, apoyaríamos encuestas de dudoso gusto como la que se hizo la pasada semana en Radioclub Deportivo, acerca de la salida más o menos inmediata del entrenador.  Por ahí no vamos.

Yendo ahora al análisis del partido de marras, opinamos:

1.- Isma López, el autor de dos goles, se mostró tan hábil en el ataque como frágil en defensa, y así dejó su banda a merced del Osasuna en varias ocasiones. De ahí que insistamos en la necesidad de alinear a Héctor (o a Camille, que también podría ser) y, considerando que Montañés se muestra poco hábil en asociarse, colocar a Isma en su lugar. 

2.- Ahora, que parece volver a estar de moda Naranjo, que a nosotros sigue sin convencernos,  entre él y Montañés estaría, en nuestro criterio, el puesto de interior izquierdo como alternativa a Isma, y reservando el centro para Malbasic. Si fuera esta la opción, según como las características del contrario, pensaríamos en Héctor o Isma para ese carril izquierdo.

3.- Por la derecha Tyrone/Suso y de interior diestro, Borja Lasso, asignándole tareas de recuperación y juego entre líneas.

4.- Con la vuelta de Jorge y Racic, dos Santos y Undabarrena volverían al banquillo, parece claro. Sin embargo, parece importante trabajar el entendimiento entre los centrales, porque Jorge, a veces, parece más concentrado en marcar que en defender, y “cuando sube, tarda mucho en bajar”. Entonces, Alberto queda como “pescador sin caña” y paga a veces platos rotos que no son suyos.

Destaco que no hablo de los supuestos errores de Oltra, que en mi opinión los hubo, pero todo se olvida cuando suena la flauta y salimos contentos. De su cese, tampoco; ni ahora ni antes. Ya tocará hablar de eso cuando termine la temporada.

En fin, alegría por el partido, de pura entrega y corazón, pero cuidado, que estas remontadas no ocurren siempre. A los que saben de esto (no es mi caso) y hablan y escriben de fútbol, cuidado con la exaltación desmedida de la épica del Heliodoro. No olvidemos que aquí, en el mismo estadio y con la misma gente, se nos ha quedado cara de tonto más de una vez. 

Pues eso, sigamos disfrutando de la victoria, pero sin olvidar que los tres goles los han marcado dos defensas, que solo hemos dado un paso, y que hacen falta unos cuantos más para salvar la categoría.

Artículo hecho por Rafael Lorenzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *