CARTA A LOS REYES MAGOS: VALENCIA CF

BORRÓN Y CUENTA NUEVA POR FAVOR

Luego de una primera parte de la temporada en la que cabrían tranquilamente calificativos como alarmante, decepcionante o frustrante, muchos valencianistas habrán deseado que el año terminara cuanto antes. La irregularidad ha sido su bandera y el no corregirlo a tiempo, y no del todo hasta ahora, ha dejado, por ejemplo, la tempranera eliminación de la Champions justamente en el año del Centenario. Esa irregularidad, manifiesta no exclusivamente pero sí de manera determinante en la falta del gol, ha hecho del Valencia un equipo entre mediocre y triste en lo que a sus números de refiere. Muy pocos goles en todas las competiciones y demasiados empates ayudan a entender ese pobre andar del Valencia.

Sin embargo, la buena noticia es que aún hay tiempo para corregir. Los objetivos todavía son alcanzables, y hasta la posibilidad de regalarle una alegría a la afición, más allá de clasificar a la próxima Liga de Campeones, sigue con vida. Entonces, ¿qué le pedirían los valencianistas a este año 2019?

Pues, básicamente cinco cosas:

1. Acierto goleador (evidentemente):
La raíz del problema. Si tan solo los delanteros, tanto nuevos como viejos, se hubiesen acercado a las expectativas generadas, la situación sería muy diferente. Se ha hablado -y según parece se seguirá hablando- de posibles salidas de Gameiro o Batshuayi, de alguno o ambos. La posibilidad parece bastante remota, pues los dos han dado muestras de querer revertir su situación. Esto realmente es lo que muchos sino todos los valencianistas quieren, porque más allá de los nombres lo importante es que lleguen los goles cuanto antes. Para cerrar este punto, hay que agregar que también se ha echado en falta la contundencia de la segunda línea de ataque, tanto extremos como volantes. Solo han dado la cara medianamente Soler y Parejo en ese apartado.

2. Menos lesiones (si es posible ninguna):
El menos controlable de todos. No puede decirse que las lesiones sean responsabilidad del cuerpo médico del equipo, aunque en el caso de Guedes la decisión de operarlo pudo haberse tomado antes y si hubiese sido así, ya estaría cerca de regresar. Hay una parte que depende de la suerte, otra de medir los esfuerzos. Habrá que confiar en las rotaciones para reducir cargas y esperar que esa pizca de suerte esté presente.

3. Mantener la solidez defensiva (más porterías a cero):
Es el punto fuerte del Valencia. Si bien no permitir goles pero tampoco anotarlos no lleva a ningún lado, el grado de madurez, no solo de la defensa sino de todo el equipo en labores en esa faceta, le ha valido evitar un primer tercio de temporada mucho peor que el actual, aunque cueste imaginarlo. La idea es mejorar los registros, recibir menos goles aun y terminar el mayor número posible de partidos con el arco imbatido.

4. Medio campo efectivo:
También ha quedado en deuda, aunque hay que decir que en los últimos juegos se ha visto una mejora, más que todo sustentada en la mejora de Parejo, probablemente el más importante y seguramente el de mayor responsabilidad en esa demarcación. Pero las lesiones de jugadores importantes y sobre todo la falta de ritmo han mermado mucho al equipo.

5. Ganar a los más fuertes (a todos): ganarle al Manchester United puede considerarse un primer paso, pero fue un triunfo agridulce porque el equipo ya estaba eliminado de la Champions. Otra cosa habría sido dar el golpe en Inglaterra, fue posible pero no se pudo. A los tres equipos referencia de la Liga hay que ganarles, también a los que se consideran rivales directos al cuarto puesto. Marcelino y este Valencia arrastran esa deuda de varias temporadas atrás y ya es el momento de de dar ese paso por el bien del aficionado, de la temporada actual, del Centenario y del Valencia mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *