CRÓNICA: AS ROMA 3-0 FC BARCELONA

PESADILLA EN EL OLÍMPICO DE ROMA

A pesar de tener muy asumido de verse en las semifinales de la Champions League, sin haber jugado aún el partido de vuelta, el Barça cayó anoche estrepitosamente en Roma con un 3 a 0, que le deja un año más fuera de la máxima competición continental en cuartos de final.

El Barça, que repitió el once de la ida, sólo salió a jugar los 5 primeros minutos. Cuando en el minuto 6, Dzeko, una auténtica pesadilla para la defensa culé durante todo el partido, marcó el primer gol, a los azulgrana les entró el miedo y decidieron no jugar. Intentaron que pasaran los minutos, sin llegar al área rival y dando pelotazos arriba. Sólo destruyendo, sin construir, cosa impensable en el Barça de hace unos años.

Con un importante Ter Stegen que sacó balones a punta pala no fue suficiente. Así terminó la primera mitad y, el aficionado culé andaba esperanzado que el equipo se pusiera las pilas en el descanso porque la debacle se veía a venir.
No fue así y Piqué cometió un penalti muy claro a Dzeko dentro del área pequeña cuando él ya se disponía a marcar el segundo. El árbitro dudó, no así el juez de línea de gol que lo tuvo claro. De Rossi, pudo resarcirse del gol en propia puerta marcado en la ida y poner el 2 a 0 en el marcador que les dejaba muy cerca de la proeza.

Sin reacción des del banquillo, pues Ernesto Valverde no sabía que piezas tocar al ver que se le escapaba el partido de las manos, sólo fue capaz de quitar a Iniesta y poner a André Gomes en el minuto 80 de partido. Sólo 2 minutos después, a la salida de un córner, Manolas también pudo resarcirse del gol en propia meta que se hizo en la ida y culminar la gran remontada del equipo romanista que le llevaría directo a las semifinales de la competición.

Entonces sí, Valverde sacó a Dembélé y Paco Alcácer por Busquets y Semedo pero ya no había nada que hacer. A pesar de que el equipo lo intentó en estos últimos minutos, la eliminatoria se había perdido mucho antes.

Una vergüenza que el aficionado culé tardará en digerir, a pesar que tiene dos títulos más muy bien encarrilados. Sin duda, se piden una revolución a gritos y responsabilidades, sobre todo tras las últimas salidas en Champions donde se encajaron 4 goles en París, 3 en Turín y 3 más en Roma. A pesar de estar imbatido en Liga, el palo ha sido tan duro que Valverde empieza a estar cuestionado entre los aficionados culés, que están a la expectativa y todavía en shock. Sin tiempo que perder, el equipo tiene que levantarse para enfrentarse al Valencia el próximo sábado con la misión muy clara de amarrar la Liga cuanto antes y eliminar así fantasmas pasados de temporadas deprimentes y en blanco.

Artículo hecho por Meri (@Mtenas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *