CRÓNICA: ATHLETIC CLUB 1-3 REAL SOCIEDAD

LA REAL CONQUISTA SAN MAMÉS

El derby vasco ha dejado 3 puntos más en el casillero de la Real Sociedad que supo jugar sus cartas y leer el partido correctamente para hacerse con la victoria. El buen Athletic que se plantó frente a los txuri-urdin se estrelló constantemente con el muro defensivo que formaron los de Garitano que por su parte anotaron 3 goles, dos de penalti por mediación de Oyarzabal y otro de Sangalli tras culminar Zubeldia una grandísima jugada.

El derby daba comienzo en San Mamés con sensaciones muy dispares. Los Leones, salían al césped arropados por su grada, venían de empatar frente al Barça y en campo contrario se situaba una Real que venía tocada, ya no solo por resultados sino también por la gran lista de jugadores no disponibles para el partido. El Athletic se frotaba las manos cuando se supo la alineación de la Real: Gorosabel, entraría en el lateral derecho en lugar de Zaldúa, lesionado. Sangalli, Zubeldia, Kevin Rodrigues y Bautista también partían de inicio. Todo indicaba que la falta de experiencia en las botas de los jugadores realistas sería una baza importante a explotar por el Athletic, pero no fue así. Si bien es cierto que en la primera mitad el dominio fue principalmente bilbaíno, la Real supo contener de forma espectacular los ataques rivales. El Athletic se cargó pronto de tarjetas, lo que les obligó a bajar intensidad en las faltas, pero los ataques rojiblancos se sucedían sobre el área de los donostiarras cuando estos últimos parecerían no saber enlazar tres pases consecutivos. Fue a la media hora de partido cuando una acción peligrosa de Iñigo Martínez, que levantó la pierna sobre la cabeza de Sangalli supuso un penalti contra el equipo local. Si bien es cierto que el árbitro continuó con el partido, el VAR señaló la pena máxima y Oyarzabal, encargado de lanzarla, anotó. 0-1 y San Mamés silenciado. Solo dos minutos. Dos minutos después Muniain supo aprovechar un balón que se colaba entre una maraña de piernas para enviarlo dentro de la portería que defendía Moyá.

Con el 1-1 se fue al descanso y a la reanudación la Real salió como un tiro. Zubeldia ganó un balón a Yuri en el centro del campo y lo peleó hasta colocarse en línea de fondo, Zubeldia vió el pase claro a Sangalli que llegaba desde segunda línea y fue el donostiarra quien marcó el gol. El Athletic se desesperaba y comenzó a asediar constantemente pero su fútbol era estéril y toda ocasión era desbaratada por Moyá o la defensa txuri-urdin. Metió pólvora Berizzo y sacó a Capa y Aduriz a jugar en el lugar de Raúl García y De Marcos. Se acercaba el último cuarto de hora y una mala cesión de Yeray a su portero fue interceptada por Bautista que corrió hacia la portería como una flecha. Unai Simón solo pudo derribarlo; segundo penalti, Oyarzabal no fallaría. El Athletic apretaría hasta el final viendo incluso como le anulaban un gol por fuera de juego de Aduriz. Pitido final y alegría visitante.

Los canteranos de la Real se mostraron como jóvenes aunque sobradamente preparados y fue de esta forma que los Gorosabel, Sangalli, Bautista, Oyarzabal o Zubeldia, con menos de 23 años, plantaron cara a un equipo lleno de veteranos que lo intentó pero sin premio alguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *