CRÓNICA: CD NUMANCIA 3-2 CÓRDOBA CF

CHOQUE HELADO CON ALEGRÍA SORIANA

El Numancia logró la primera victoria del año 2019 ante su afición, a la que le regaló un magnífico partido con motivo del 20 aniversario de la construcción del nuevo Los Pajaritos.

Aritz López-Garai decidió mantener el esquema que le dio un punto la anterior semana ante el Reus, únicamente introduciendo dos variaciones en el once. Jugó Juan Carlos en la portería, con Unai Medina y Ganea en los costados. Pichu Atienza y Derik repitieron titularidad por segunda semana consecutiva. En el medio campo jugaron Diamanka, Fran Villalba y Kako Sanz, con Oyarzun, Yeboah y Viguera en la delantera.

Curro Torres tuvo que lidiar con la ausencia de jugadores importantes en el once como Aythami Artiles, uno de los fijos hasta ahora en el equipo.

El Córdoba salió con Carlos Abad en portería; la línea defensiva la formaron Loureiro, Luis Muñoz, Quintanilla y Quezada. En el centro del campo jugaron Blati Touré, Álex Vallejo y Quim Araujo. Arriba, Piovaccari, Jaime Romero y De Las  Cuevas.

Desde el calentamiento previo al partido, la nieve se hizo protagonista de las miradas de jugadores y aficionados, pero no se planteó suspender el encuentro en ningún momento.

Nada más empezar el choque la afición soriana comenzó alentando a sus jugadores, que más tarde les llevaría en volandas hacia la victoria. Eso sí, no sin sufrir antes.

Tras una acción en la banda izquierda de Alain Oyarzun, el balón llegó al cancerbero visitante que despejó el balón evitando disgustos.

Pasaban los primeros minutos y el equipo local se iba decantando como favorito para llevarse los 3 puntos. Una acción del propio Oyarzun en el centro del campo propiciaría una falta, de la que más tarde iba a nacer el primer tanto del encuentro.

Tras un centro de Alain concedido previamente por Luis Muñoz, Papé Diamanka remataría de cabeza al fondo de las mallas, haciendo así el uno a cero. Cabe destacar la pasividad defensiva de la zaga califa que, semana tras semana, comete errores de este tipo.

No tardó mucho el conjunto soriano en acrecentar la renta a su favor. Tras un pase de rabona de Fran Villalba, Alain golpearía el balón de manera potente para hacer inútil la tardía reacción de Carlos Abad. Era todavía el minuto 19 y el conjunto visitante ya cargaba con la pesada losa de dos goles de desventaja.

Seguía el Numancia insistiendo en desarrollar la gran parte de sus acciones por la banda izquierda, dado el bajo empeño que estaba mostrando el equipo de Curro Torres en ese sector del campo.

El poco juego que logró generar el equipo visitante estaba en las botas de Blati Touré y de Luismi Quezada, que trenzaron numerosas acciones hasta lograr dar con el punto débil de la defensa numantina. Pero estas jugadas no fueron a más.

Una única acción ofensiva del Córdoba acabó cerca del área de Juan Carlos, que dejó a Derik despejar un balón que venía a la cabeza de Quim Araujo.

En el minuto 29 Viguera pudo marcar y, prácticamente, sentenciar el encuentro, pero su disparo fue blandito a manos de Carlos Abad.

Tan solo 4 minutos más tarde tuvo la opción de marcar el Pichu Atienza que, solo ante Carlos, golpeó al aire haciendo estallar a todo el estadio de incredulidad.

La suerte favorecía a los visitantes, hasta que, al filo del descanso, volvería a ser de nuevo protagonista Diamanka, rematando un centro de Alain desde el córner. Al descanso, el Córdoba ya perdía por tres goles.

Tras la pausa, la reacción califa no se hizo esperar, ya que con tan solo un minuto de la segunda parte transcurrido, De Las Cuevas remataba prácticamente solo tras un centro de Piovaccari, ante la atenta mirada del marcador Ganea, que dejó libre al alicantino, que hizo su quinto gol en lo que va de campaña, superando los 4 que logró vistiendo la elástica de Osasuna de Pamplona en la 14/15.

El gol de los visitantes sirvió para que Curro Torres diera entrada al canterano Andrés Martín, retrasando a De Las Cuevas al centro del campo y dando descanso a Blati.

Reaccionó el Numancia con un brillante Yeboah, que tras una magnífica acción en solitario, dejó el balón a los pies de Diamanka, pero su disparo se marchó por poco.

La locura visitante seguía y después de un centro de De Las Cuevas, Piovaccari aprovechó un balón rechazado en el área pequeña, para reducir la ventaja y hacer soñar a la afición cordobesista.

El técnico local introdujo en su esquema a Nacho Sánchez, sentando a Yaw Yeboah.

Poco después, el equipo soriano hizo su segundo cambio, dando entrada a Guilllermo Fernández, en lugar de un Borja Viguera que atraviesa una situación complicada en la entidad rojilla.

La posesión se igualó, el juego se endureció y el árbitro amonestó a Loureiro por una dura entrada sobre Oyarzun.

En la recta final del encuentro, Guillermo pudo finiquitar el choque y reencontrarse con el gol muchas jornadas después, pero Carlos Abad sacó una mano imperial evitando el gol del bilbaíno.

Poco más sucedió en los últimos minutos del encuentro, donde el Numancia dio la cara y, alentado por su afición, buscó el cuarto, pero la falta de acierto penalizó a los rojillos hasta en 3 ocasiones.

Decidió Curro Torres que era el momento de quemar las naves, dando entrada al tinerfeño Erik Expósito.

El entrenador local dio entrada a Marc Mateu en el 87 por un exhausto Alain.

Tuvo la última oportunidad Mateu, que disparó a la derecha del meta rival.

Así llegamos el final del encuentro, con un Numancia que se alza hasta los 26 puntos y un Córdoba que podría acabar la jornada como colista, en caso de que el Nástic obtenga una victoria este domingo en casa del Club Deportivo Tenerife.

Artículo hecho por Iván Pardo (@IvnPardoPrez1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *