CRÓNICA: FC BARCELONA 4-2 SEVILLA FC

VICTORIA, LIDERATO Y DRAMA EN EL CAMP NOU

El Sevilla se plantó en el Camp Nou con un equipo muy ofensivo, dispuesto a defender el liderato y ante un Barça con su once de gala, con Arthur ya asentado en él.

El partido no podía empezar mejor para los culés que ya en el minuto 3 se adelantaban en el marcador, con una gran asistencia de Messi hacia Coutinho, que remataba a gol con un tiro imparable a la escuadra de Vaclík. Y en el minuto 14, el mismo Messi aprovechaba una gran asistencia de Luis Suárez al espacio para rematar de rosca, lejos del alcance del portero sevillista.

Pero al momento el Camp Nou se heló cuando Messi, en un forcejeo con un jugador del Sevilla, se tiró al suelo con evidentes gestos de dolor. Cosa poco habitual en el argentino y la gente enseguida supo que algo pasaba. Intentaron recuperarlo pero fue en vano y Dembélé fue el elegido para sustituirle. Le hicieron pruebas al argentino y se determinó que tiene una fractura en el radio del brazo derecho y le esperan 3 semanas de baja.

A raíz de ese momento, el Sevilla volvió a creer en sus posibilidades y el Barça se descentró, esperando noticias de su capitán. Arana pudo reducir distancias en el marcador, pero su disparo lejano se estrelló en el palo de la portería de Ter Stegen.

En la segunda mitad, seguía el tono del final de la primera, aunque Arthur cogió las riendas del equipo y quiso controlar el balón para seguir llegando a la portería de Vaclík, con un combativo Suárez y un fallón Dembélé, que llegó a desesperar a toda la parroquia culé con sus pérdidas de balón.

Quién salvó al Barça antes del 3 a 0, fue Ter Stegen con un doblé paradón estratosférico, primero volando ante el cabezazo de André Silva y después con una parada típica de portero de balonmano, saliendo a los pies de Franco Vázquez. Inmediatamente después, Luis Suárez se creó su propia jugada driblando a Vaclík, que se vio obligado a hacerle penalti. El mismo uruguayo lo disparó y ponía más tierra de por medio entre catalanes y andaluces.

A doce minutos del final, Sarabia se sacó un buen disparo desde la frontal del área con esa gran zurda que tiene y la cabeza de Lenglet lo desvió hacia dentro de la portería de Ter Stegen. Mala suerte para el francés que ya le pasó en Wembley ante el Tottenham.

Nerviosismo en las filas culés, porque además el Sevilla apretaba mucho y ahí volvió a aparecer Ter Stegen. Ésta vez, primero ante Sarabia y después ante Ben Yedder. Tal y como pasó en la primera ocasión, volvería a ser el Barça el que volvería a marcar. Ésta vez por mediación de Rakitic, que recoge un balón rechazado en el pico del área derecha y empalma una volea espectacular, que sentenciaba el partido del todo.

Aunque aún habría tiempo para una pérdida de balón más de Dembélé, que terminaría desembocando en un gran gol de Muriel, que pone el balón lejos del alcance de Ter Stegen. El colombiano había entrado en el terreno de juego unos minutos antes, sustituyendo a André Silva.

Victoria muy cara para el Barça, que pierde a Messi para los próximos partidos y se tendrá que reinventar y una dura derrota para el Sevilla que quizá mereció más en el Camp Nou.

Artículo hecho por Meri (@Mtenas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *