CRÓNICA: FC BARCELONA 5-1 REAL MADRID CF

EL KILLER SUÁREZ MATA AL MADRID

Gran partido del Barça ante el Real Madrid esta tarde en el Camp Nou, que deja a Lopetegui más en la cuerda floja que nunca, con Antonio Conte ya calentando en la banda del Bernabéu.

Sin Leo Messi, Ernesto Valverde tuvo que reinventar al equipo, como ya hizo ante el Inter y ¡De qué manera! Con la posesión del balón y una presión asfixiante a la defensa del Madrid, los dos primeros goles llegaron por la banda de Jordi Alba, que se encontró una autopista ante Bale y Nacho en la primera mitad. El Lateral azulgrana ganó la línea de fondo en el minuto 11 y asistió a Coutinho, que le esperaba solo en el punto de penalti, para marcar el 1 a 0 con su pierna izquierda. A la media hora de juego, Luis Suárez empezaría su festival fabricándose un penalti ante Varane. La asistencia volvía a venir desde la banda izquierda de Alba y el defensa francés le hace una zancadilla que tira al uruguayo dentro del área. El árbitro no la ve pero Hernández Hernández, desde el VAR, le llama para que vaya a ver la acción. Después de verlo en pantalla, Sánchez Martínez no dudó ni un segundo en decretar la pena máxima, que el mismo uruguayo convertiría en gol, gracias a un tiro ajustado al palo derecho de Courtois, que hizo inútil su gran estirada. Histórica decisión del VAR, que es la primera vez que interviene en un Clásico.

En ésta primera mitad, se vio a un Madrid miedoso y desconocido, que apenas intervino en el juego y sólo se dedicaba a defender y no muy bien. Se vio la dinámica de ambos equipos. Uno eufórico por haber podido superar con creces la baja de su estrella y el otro, deprimido sin que las cosas le salgan bien y que ha conseguido un punto de los últimos 15 en Liga.

En la segunda mitad, el Real Madrid sacó su orgullo y con un cambio de sistema mejoró sus prestaciones para poner en apuros al Barça. Colocó a 3 centrales y dos carrileros y así tenían siempre superioridad en la presión del Barça y lograban sacar el balón jugado desde atrás y superar líneas de presión. En una de esas y tras una cabalgada de Lucas Vázquez por la banda derecha, llegaría el gol de Marcelo que le ponía emoción al marcador. Pocos minutos después, Modric tuvo el empate en sus botas pero el balón se estrelló en el poste de un Ter Stegen ya vendido.

Ernesto Valverde reaccionó rápido dando entrada a Semedo y Dembélé y el equipo lo notó. Sergi Roberto avanzó su posición y con la velocidad de Dembélé por la banda izquierda, los azulgrana volvían a hacer daño a una defensa merengue de mantequilla. El primer avisó lo volvería a dar Luis Suárez, que estrelló un balón al poste, tras un centro con la cabeza de Sergi Roberto y en la segunda no perdonó. Ésta vez sí, aprovecharía otro centro del lateral catalán desde la banda derecha para cabecear al fondo de la red desde 11 metros y medio. Y el uruguayo insaciable, marcaría su tercer gol de la tarde, aprovechando un pase de Sergi Roberto, que se aprovechó de un error colosal de Sergio Ramos en el control. El uruguayo condujo el balón hasta la portería de Courtois y se lo picaría por encima, para sentenciar el partido del todo.

Pero el orgasmo colectivo culé todavía estaba por llegar. A sólo 3 minutos del final, Arturo Vidal, que acababa de entrar al terreno de juego sustituyendo a Arthur, marcaría su primer gol con la camiseta culé e instalaría así la tan ansiada manita en el marcador. Aprovechó un centro perfecto desde la banda izquierda de Dembélé y remató de cabeza solo en el área pequeña. Explosión de júbilo en el Camp Nou y confianza por las nubes.

Gran partido de los azulgrana, excepto los 15 primeros minutos de la segunda mitad y tranquilidad para Leo Messi que sabe que el equipo responde también sin él. Preocupación en el Madridismo que ve como su equipo se coloca noveno en la tabla a 7 puntos del líder y sólo estamos en octubre. Lopetegui parece que tiene las horas contadas en ese banquillo y les tocará volver a reinventarse.

Artículo hecho por Meri (@Mtenas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *