CRÓNICA: GETAFE CF 3-1 RC CELTA

EL EUROGETA ESTÁ MÁS VIVO QUE NUNCA

Los de Bordalás vuelven a sumar una semana más y se consolidan en la quinta posición.

Cuando su mejor clasificación de siempre data de la temporada 2009-2010, con Míchel en el banquillo azulón (6º puesto), este Getafe está empeñado en mejorar ese registro que parecía en su día algo único. Único, hasta que apareció Bordalás, rescató del pozo de Segunda a un equipo sin alma, lo catapultó a Primera División, donde hizo una temporada de ensueño, y, en su segunda temporada en la élite, parece empeñado en seguir haciéndolo volar y volar, tan alto, que parece que su destino final será Europa.

Este modesto club, tiene alas. Y no parará de volar con ellas, pese al odio que varias aficiones de Primera y de Segunda se han empeñado en tenerle por no ser un histórico desde el pasado siglo. Lo que muchos no se han dado todavía cuenta, es que la historia, al igual que la del Villarreal, se la están labrando este siglo… Y bendita la hazaña que están consiguiendo: Finales coperas, partidazos en Europa, victorias históricas ante los gigantes de nuestro país… ¡Que les quiten lo ‘bailao’! Y ojo a lo que todavía puede estar por venir…

Hoy, se ha conseguido una victoria importantísima ante el Celta de Vigo, cuando en el minuto dos de partido las cosas se le pusieron complicadas por un gol tempranero de Néstor Araújo, central del combinado celeste, tras un fenomenal centro de uno de los jugones del Celta y recientemente debutante con la selección española, Brais Méndez.

Durante los primeros quince minutos, el Getafe no logró estar cómodo en el partido, y se empezó a atascar poco a poco, aunque fue a partir de ahí cuando empezó a encerrar al combinado olívico.

Con una defensa muy adelantada y con un Samu Sáiz muy eléctrico por su banda zurda, el Geta tuvo varios acercamientos a la portería de Rubén Blanco. Fue en el minuto 36, con un penalti de Hugo Mallo a Mauro Arambarri, cuando empezó a darle el vuelco al marcador. Si bien el penalti es dudoso, Hugo Mallo no mira al balón cuando choca con el centrocampista uruguayo. Hay contacto, aunque bien es cierto que parece bastante blando… Bastante. Otro uruguayo, Maxi Gómez, protestó de forma airada al árbitro González Fuertes que, de forma consecutiva, le sacó dos amarillas que propiciaron la roja que mandó a la calle al delantero del equipo vigués. Mata se encargaría de anotar de manera fabulosa el penalti, engañando a Rubén y colándolo por el palo contrario al que se tiró el portero gallego.

Tras una ocasión que terminó al poste del jugador local Maksimovic, Hugo Mallo volvió a marcar para el Celta, pero el VAR lo terminó anulando por fuera de juego del lateral diestro celeste. Por muy poquito, pero lo era.

Nada más comenzar la segunda parte, Jorge Molina hace una pared con Jaime Mata, y, tras disparo del madrileño, Rubén Blanco consigue sacar muy bien con el pie. Pocos minutos después, Hugo Mallo, sin duda uno de los protagonistas del encuentro, termina lesionándose y teniendo que dejar su lugar al canterano Kevin Vázquez. Poquito después Jaime Mata pudo hacer su segundo gol, sino fuera porque su testarazo venía precedido de un fuera de juego, también muy al límite, como el del gol de Hugo Mallo, pero también lo fue.

En el minuto 62, el veterano Jorge Molina, el gran héroe del conjunto del sur de Madrid esta campaña, remataba a puerta vacía tras una asistencia de cabeza de su compañero en ataque Mata. 2-1, con casi media hora más de juego por disputarse.

Tuvo tres grandísimas oportunidades el Celta yendo por detrás en el marcador: En el minuto 70, una gran ocasión de Brais tras un centro sensacional de Iago Aspas, que acababa de entrar, significando así su retorno tras la lesión que venía trayendo de varias semanas atrás por una rotura de fibras en el gemelo interno derecho. Una grandísima noticia para todos los celtiñas y el fútbol español en general. Otra, vino dos minutos después, con David Soria totalmente batido, pero Damián Suárez llegó antes al balón que el capitán de Moaña. Lejos de rendise, Iago haría en el 76 una extraordinaria combinación con Brais Méndez, pero Leandro Cabrera se cruzaría antes de que Brais llegara a rematar. No, tampoco sería a la tercera.

La siguiente gran ocasión del partido, que terminó con el tercero del equipo azulón y último del encuentro, llegó por un gravísimo error de Rubén Blanco, que le pegó al aire en su intento de mover la pelota con el pie y, muy pillo, Jaime Mata lograría anticiparse antes de que el cancerbero llegara al esférico y dar por finiquitado el partido.

Otra buena victoria para que el EuroGeta se ponga a un puntito de posiciones de Liga de Campeones, pese a que el Sevilla tiene mañana partido y puede aumentar la distancia. El Celta, al que le ha condicionado gravemente esa expulsión de Maxi Gómez (veremos qué fue lo que le dijo al árbitro gijonés mirando el acta del partido), se queda a un puntito de esa zona que marca el infierno del descenso.

Artículo hecho por Matías González Márquez (@matiasglez3).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *