CRÓNICA: GIMNÁSTIC DE TARRAGONA 0-1 MÁLAGA CF

VICTORIA SIN BRILLO

-El Málaga muy seguro defensivamente.

-EL Nástic, inofensivo ofensivamente.

-Mucha suerte en el gol.

-Muñiz sigue a lo suyo.

Victoria del Málaga con poco brillo que le permiten coger algo de aire al menos hasta la próxima semana. El Nástic de Tarragona se complica la vida un poquito más, en un encuentro donde no se mereció la derrota. 

Arrancaba el encuentro y era el cuadro local quien llevaba la iniciativa, sobretodo, en las botas de Pipa. El mejor de su equipo en el partido. De hecho, era el único que conseguia llevar peligro al área malaguista, pero, o sus centros no encontraban rematador o sus elecciones a la hora de elegir el pase no eran los acertados. Aun así, fue un quebradero de cabeza para Ricca.

Poco se puede destacar de una primera mitad en lo que lo mejor para el aficionado fue el pitido final. Una ocasión por parte del conjunto tarraconense, con remate de Kanté desde fuera del área que, el hoy guardameta blanquiazul, Kieszek pudo resolver sin problemas. Del Málaga nada de nada. Ni un sólo disparo a porteria. Un bagaje más que pobre para un equipo que su objetivo es el ascenso.

En la reanudación, volvería a ser el equipo de Enrique Martín quien llevaría la iniciativa ante un Málaga que seguía esperando. A pesar de las buenas intenciones y de la actitud de sus jugadores, el Nástic era un equipo bastante inocente a la hora de hacer daño a su rival.

Seguía sin sufrir el Málaga, pero, tampoco lo hacia su rival, hasta que en el 70′ un centro de Iván Alejo, lo controlaría Blanco en el área y con una magnífica jugada estrellaría un enorme zapatazo en el larguero defendido por Bernabé. Se le resiste el gol al atacante argentino.

Poco después, Pacheco remataba un rechace que daba en hasta dos jugadores tarraconenses y desviaba la trayectoria, para desgracia de Bernabé, y acabaría estableciendo el que posteriormente fuera el definitivo 0-1.

Lejos de espolear, el gol le sentó mal al cuadro local que inmediatamente concedió un par de jugadas que no acabaron en gol de milagro. Primero fue Pacheco nuevamente el que estuvo de hacer su doblete particular, pero, Bernabé tiró de reflejos y logró sacar un balón milagros y, después, fue Blanco quién marcó, pero, su gol quedó anulado porque se ayudó levemente con el brazo en el control.

A partir de ahí, no creó más peligro el cuadro blanquiazul, aunque lo cierto es que los de Enrique martín tampoco tuvieron ni una sola ocasión. En la última jugada del partido un remate a la salida de un saque de banda dio esperanzas a la parroquia granota, pero, el disparo se marchó desviado.

Finalmente, victoria malaguista que le permite seguir en play-off y acercarse al ascenso directo nuevamente, además de ganar una plaza. Por su parte, el Nástic tendrá que seguir remando para lograr un objetivo que cada vez se presenta más complicado.

Artículo hecho por (@SergioSpes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *