CRÓNICA: GIRONA FC 1-2 LEVANTE UD

EL GIRONA, VIRTUALMENTE DESCENDIDO TRAS CAER FRENTE AL LEVANTE

El Girona firmó su sentencia ante el Levante. No es definitiva, pero la derrota de ayer (1-2) contra el Levante le obliga a depender de una carambola poco menos que imposible para lograr escapar del descenso a Segunda División. Para que el conjunto gerundense conservara la categoría, necesitaría combinar un triunfo frente al Alavés con una derrota del Celta contra el Rayoy superar, además, una diferencia desfavorable de cinco golesen el goal average general. Algo poco menos que improbable, por mucho que los vigueses salieran escaldados de su visita a San Mamés con un contundente 3-1.

El Girona había salido como un huracán. Dispuso de 3 ocasiones claras en 5 minutos. Aitor salvó al Levante UD del gol en tres remates francos, uno de Portu solo ante el portero de Stuani. cuando se cumplía el primer cuarto de hora de la segunda parte. La alegría, no obstante, le duró muy poco al Girona. Poquísimo. Acto seguido, en una jugada rapídisima, Morales ponía la igualada en el marcador. El VAR, en la recta final del partido, corrigió una primera decisión del árbitro, quien había señalado penalti sobre Pere Pons y expulsado a Coke por esa acción.

Todo iba mal. Toño se lesionó a los 15 segundos. Pasado el cuarto de hora, Postigo ocupaba la plaza de Róber Pier, por el mismo motivo. La superioridad del Girona era escandalosa en los centros al área, buscando la figura de Stuani. Lo único igualado del partido era el resultado.

Pero estos partidos no suelen terminar como empiezan. Un equipo hace el gasto y el juego al inicio, se gana sus oportunidades, las falla y finalmente queda expuesto al infortunio. Tal cual. Superado el calvario, el Levante UD empezó a mirar hacia adelante. Se abrió espaciospor la banda de Morales. Chutar, eso sí, apenas lo hizo dos veces y las dos veces, mal. Apareció el físico de Vukcevic, un alivio en un partido tan comprometido.

El conjunto de Paco López se espabiló tras el descanso. Tras su infame puesta en escena, se fue con decisión al ataque. Pasase lo que pasase, fue fiel a su estilo. El partido estaba totalmente abierto, porque al Girona sólo le valía la victoria. Así que se presentó un segundo tiempo apasionante, vertiginoso.

El gran reto del Levante UD era romper cualquier enlace local con Stuani, vigilado por los 2 centrales azulgranas (Postigo y Vezo). No fue suficiente cuando el uruguayo acudió al remate a un rechazo de Aitor. La locura en Montilivi; la depresión en el rincón de los aficionados visitantes, y en Orriols, donde 5.000 seguidores siguieron el partido en pantallas gigantes. Un minuto estuvo el Levante UD con un pie en Segunda. Morales empató en la siguiente acción. Remató desde el corazón del área a un servicio de Pedro López. De la oscuridad a la luz en un instante.

La jugada, tal vez, fue el principio de fin para el Girona. Bardhi, a pocos minutos para el fin

al del partido, se encargó de poner el definitivo 1-2 en el marcador para un Levante a quien las cosas se le habían puesto muy cuesta arriba con las lesiones de Toño y Rober Pier. Los malos presagios, con todo, se transformaron en alegría desbordante con una tanto que, de hecho, sellaba su permanencia en Primera.

Artículo hecho por (@Marionasng

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *