CRÓNICA: LEVANTE UD 0-2 REAL BETIS

EL BETIS ENCIENDE LA MECHA

Muñiz vuelve a quedar sobrepasado ante el buen Betis de Setién.

Ni una reunión de cinco horas, en la que se puso en la mesa el grave problema del entrenador, y del equipo, sirvieron para ponerles las pilas; El cambio de sistema a 4-4-2, por que la gente se cansó de pedirlo, convirtió lo poco que quedaba de Muñiz en un entrenador sin personalidad, cuyo equipo le ‘hace la cama’ semana tras semana, y que, por supuesto se ríe de la afición.

El partido, pese a que en cortos momentos parecía que el Levante iba a conseguir un tanto, fue dominado por el Betis, ni Lerma ni Doukouré consiguieron asentar el juego del equipo por encima de Fabián y Javi García, mientras Setién y Muñiz miraban impasivos el desarrollo del encuentro, sin aplicar correctivos a los suyos; Aunque en el caso del cántabro, el Betis en ataque funciona como un rodillo, y el Levante en defensa, ni está ni se le espera.

Pese a que al descanso se llegó con empate a cero, al igual que en el partido de ida, donde los granotas acabaron escaldados con un 4-0, la segunda parte, cuando el Levante consiguió dos oportunidades de gol seguidas, conseguía anotar el Betis, en parte gracias a la impasividad de Chema, que ayudó a que Bartra rematara, con la suerte que tuvo Oier de parar el primer remate, pero completamente vendido en el segundo. Ya con una parte del público en la puerta para marcharse a casa, un saque de puerta de Antonio Adán, perfecto, hacia Sergio León, que solamente tuvo que correr hacia la meta de Oier, cerraría el partido, con un Muñiz escondido bajo el tejado del banquillo, y con que el único disfrute de la afición local fuera la salida de Camarasa, tras la espantada de hace dos temporadas del club.

Ya en rueda de prensa, tras las animadas preguntas a Setién donde afirmó que lo que se fumaba era de gran calidad, relacionado con las quejas por alinear a Junior contra el Deportivo, llegó la misma película de todas las semanas, donde el asturiano Muñiz había vuelto a ver otro partido totalmente distinto, probablemente causado por probar lo mismo que su compañero de Heliópolis, y que el club le respaldaba totalmente hasta final de temporada, cavando su propia tumba.

Artículo hecho por SMartínez (@DrAlesby11)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *