CRÓNICA: MÁLAGA CF 0-1 RC DEPORTIVO DE LA CORUÑA

LA MALA SUERTE SE CEBA CON EL MÁLAGA

-La mala suerte del cuadro blanquiazul, clave en la eliminatoria.

-Sin puntería en el Málaga.

-El Deportivo, con todo de cara, se supo adaptar.

-La afición, de matricula.

Arrancaba el encuentro en La Rosaleda y el ambiente era ensordecedor. La afición impulsaba a los suyos y el Deportivo era incapaz de dar dos pases seguidos.Nada mas empezar, ya dispuso de córners, lanzamientos y hasta un palo de Ontiveros. Nuevamente, como en la ida, la mala suerte se empezaba a cebar con el equipo de Víctor.

Transcurrían los minutos y el Malaga no lograba terminar de abrir el marcador, sus acercamientos quedan en “uys”. Sin noticias del Deportivo de la Coruña.

Al filo del descanso, Ontiveros estrellaba otro balón en el larguero en jugada “made in Ontiveros”. El Deportivo tenia toda la suerte del mundo. Con eso se llegó al descanso entre una sonora pitada al árbitro por su concesiva actuación para con el cuadro gallego.

En la reanudación, el guión no varió. Entró Renato por Hicham y el Málaga seguía empeñado en el “Sí se puede”, llevado en volandas por su afición.Pasaban los minutos y la empresa era cada vez más complicada. Mientras, saltaban al campo Fede Cartabia, Koné y Quique.

Entonces, en un remate inofensivo, que ni tan siquiera iba a puerta, Munir quiso atraparlo para no perder mas tiempo y lo introdució en su propia portería. Desconsolado, fue levantado por sus compañeros. La eliminatoria se había ido definitivamente. Munir lloraba y lloraba desconsolado el resto de minutos.

Tras el gol, el Málaga ya bajó los brazos, los jugadores deportivistas siguieron con su teatro y acabó en tangana. Amarilla para Ontiveros y a seguir.

Finalmente, derrota por 0-1. No hubo remontada, pero, lo que sí que hubo fue una comunión extraordinaria entre equipo y afición, un engranaje perfecto que sólo el tiempo volverá a ponerlos en el lugar que se merecen. Por su parte, el Deportivo sigue su camino y ya espera rival en la final por el ascenso.

Artículo hecho por @SergioSpes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *