CRÓNICA: MÁLAGA CF 0-1 SEVILLA FC

CON UNO BASTA

  • El Málaga, indolente en ataque.
  • El Sevilla, de más a menos
  • Los blanquiazules, más corazón que cabeza
  • La defensa sevillista, de diez.

Fiesta en Andalucía, pues es el día que se conmemora la autonomía total y absoluta de la Comunidad. Pero, ya amanecía el día torcido en la Costa del Sol, que hoy no era tal. Llegaban a La Rosaleda dos equipos que necesitaban los tres puntos como sea en busca de sus respectivos objetivos y como bien plasmaba Blas Infante, celebre autor del himno andaluz, “¡andaluces, levantaos!” y esa era la tarea de ambos.

Rodaba el balón sobre el mojada, pero, impecable césped malacitano y el Sevilla se hizo con el control del juego. Banega campaba a sus anchas y Pizarro hacía de escudero perfecto. Pronto, en el 15′, se inspiraría el conjunto hispalense, cuando en una genialidad de Nolito que dio un pase al más puro estilo Laudrup, Picó el balón por encima de la zaga malagueña y en una magnífica internada de Correa que supo entender a su compañero, le pegó de primeras, batiendo por bajo a Roberto. Poco inspirado está últimamente el portero malacitano.

 

Gol, 0-1 y la misma historia de siempre. Seguía el Sevilla a lo suyo, dominando con claridad el centro del campo y merodeando la zona de tres cuartos, siempre al borde del área, pero, no tenía la profundidad para hincarle el diente a un rival herido. En el minuto 30 de partido, Isaac Succes seria sustituido por En-Nesyri con evidentes síntomas de no poder rendir ni un minuto más. Para más inri, el nigeriano al salir se llevó una sonora pitada de su público por salir andando y, encima, hacerle un mal gesto a su compañero Luis Hernández, cuando éste le instaba a salir deprisa. Quedará sentenciado para lo que resta de temporada salvo milagro. El estado físico del extremo es una falta de respeto al deportista, al club, a la afición y a sí mismo. Pero, máxima culpa tiene el responsable de su fichaje, mario Husillos, ya que es imperdonable contratar los servicios de una persona claramente pasada de peso. Un servidor quedó patidifuso al verlo sobre el césped. Poco más ocurriría en la primera mitad, ya que el conjunto local no dispuso de ninguna ocasión realmente clara. Tímidos intentos en balones largos que no suponían ningún apuro a la defensa sevillista. Con eso se llegaría al descanso.

Se reanudaría el juego y la lluvia se intensificó, con ella, también lo hicieron los locales. Mucha más movilidad, profundidad en las bandas, sobretodo por Rolan, multitud de centros laterales que estuvieron cerca de provocarle un disgusto a los chicos de Montella.

El Sevilla especulaba con el resultado, se replegaba atrás y se encomendaba al sistema defensivo. No fue mala idea, pues salió según lo previsto. Con el paso de los minutos en el Málaga fueron cayendo algunas piezas y el detonante fue el doble pivote al que se le gastó la gasolina. El Sevilla se limitaba a salir  la contra con Sandro que acababa de ingresar en el campo con un recibimiento “especial”. No le perdona la parroquia boquerona su fichaje por el eterno rival.

Apunto estuvo el “mudo” Vázquez para ampliar la ventaja, pero, ahora sí, Roberto estuvo estelar evitando el 0-2.

Finalmente, 0-1 y el Málaga se vuelve a quedar de vacío, ya son 11 semanas seguidas que no gana. Mientras, el Sevilla coge confianza tras la goleada sufrida ante el Atlético de Madrid y se instala en puestos europeos.

Otra bala que se le esfuma al conjunto de José González y cada vez son menos. La siguiente, Leganés..

Artículo hecho por (@SergioSpes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *