CRÓNICA: MÁLAGA CF 0-2 FC BARCELONA

UNA PACHANGA EN LA ROSALEDA

  • Con lo mínimo le bastó al Barcelona.
  • El Málaga, más corazón que cabeza.
  • Mero trámite para la champions.
  • El Málaga, ya está a 11 puntos de la salvación

Una pachanga. Quien viera el partido, vería un partido más propio de colegio donde los niños grandes se la pasaban ante la mirada de los pequeños. Comenzó el Málaga con una presión muy alta, que, en cierta medida, agobiaba a los jugadores azulgranas. Algunos robos en zona peligrosa, pero, poco más. El Barcelona tocaba y tocaba, sin prisa, sin velocidad y no les hacía falta porque los laterales tenían una completa autopista por la cual meterse hasta el área malagueña. Avisó Coutinho y, esta vez sí, volvió a aparecer la figura de Roberto para sacar una mano prodigiosa y mantener las tablas en el luminoso.

Sin embargo, era cuestión de tiempo y en una nueva incursión por la banda, Jordi Alba pone un centro medido para que Luis Suarez remate a placer ante la pasividad de la zaga blanquiazul, que un partido más, volvió a hacer aguas. Remate perfecto y Roberto, que poco podía hacer y que tampoco hizo por poder y ya ganaba el Barcelona.

Poco tardaría en poner tierra de por medio para evitar males mayores. Tan sólo siete minutos después, otra jugada por la banda, esta vez Sergi Roberto, se cuela hasta línea de fondo, pone un centro raso y Coutinho, de manera magistral, se inventa una obra de arte en forma de taconazo. Difícil para el meta malaguista, que tal vez, tampoco hace la suficiente. Como ya adelantábamos en ésta web, el cancerbero madrileño ya no es el de principio de temporada. Entre tanto, Samu García se autoexpulsaba con una entrada durísima. Roja clara y flaco favor a su equipo del canterano malaguista.

 

A partir de ahí, el encuentro seria un mero trámite. El Barcelona marearía la perdiz y el Málaga trataría de rascar en alguna ocasión suelta que se encontrase. Sólo la garra de En-nesyri e Iturra en el centro del campo es lo salvable del Málaga.

Arrancaría la segunda mitad con el mismo guión, pero, con la indolencia del Málaga. Un equipo que empieza a vagar por la primera división esperando su hora. Un equipo sin alma, sin espíritu alguno de lucha, ya resignado y al que ya no se le espera reacción alguna.

Siguió el duelo y la grada de animación boquerona, impecable durante todo el año y hasta en la primera mitad, trató de quitarle hierro al asunto y optó por la vía de la alegría. Vítores con “olés” a los pases de sus jugadores, olas en la grada y un amplio repertorio para soliviantar el mal trago de temporada que están aguantando. Lo cierto es, que la mayoría de futbolistas del plantes blanquiazul difícilmente podrían sacar un triste empate de la categoría de plata. No hay nivel y, además, indolencia.

Finalmente, nueva derrota de los de José González y ya van siete consecutivas. Mientras, buen test con aprobado para el FC Barcelona de cara al importantísimo choque europeo.

El Málaga a esperar en qué jornada se certificará el descenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *