CRÓNICA: MÁLAGA CF 1-2 CA OSASUNA

MUÑIZ Y OSASUNA, CONDENAN AL MÁLAGA

-Muñiz, incapaz de reaccionar.

-Osasuna, paciencia y saber estar.

-Arrasate, repaso a su homónimo del banquillo.

-El Málaga, sin argumentos.

Noche en la Costa del Sol y se vaticinaba partidazo en La Rosaleda. Equipo y club hicieron llamamiento a la afición, que por enésima vez cumplió. Pero, no todas las partes cumplieron el trato, el Málaga, la parte primordial, no cumplió.

Comenzaba el partido y desde el saque inicial, el Málaga se haría con el control del balón y del partido claramente. Continuas eran las llegas de los blanquiazules, sobretodo, por la banda de Ontiveros que gambeteaba una y otra vez, saliendo casi siempre airoso. Se mascaba el gol local, hasta que en el 15′ Adrián culminaba una preciosa jugada en la que Blanco pondría un centro a medida y que el mediocentro madrileño no perdonase. 1-0 y todo parecía ponerse a favor del cuadro boquerón.

Le tocaba remar a Osasuna que lo intentó sin fortuna. Seguía el Málaga muy superior en todas las parcelas y prueba de ello es que con el pitido del descanso el conjunto navarro sólo disparó una vez a puerta. Acumuló varias ocasiones el conjunto local que no acabaron en gol por el preocupante acierto de cara a gol. Primero, en una jugada de N’diaye, y con dos jugadores solos en el área pequeña para empujarla, Renato Santos manda un balón desviado y después, Ontiveros en una maravilloso jugada individual rozó la madera. Finalmente, 1-0 y el Málaga se marchaba a los vestuarios siendo tremendamente superior a su rival.

LAS CARENCIAS DE MUÑIZ

En la reanudación, pronto cambiaria el partido…Buen arranque de segunda mitad de los locales, que forzaron un córner, pero, que se convertiria en el empate a uno. Corner que se queda corto y contragolpe navarro, con tan sólo dos jugadores, y ningún jugador malaguista es capaz de parar la contra, Rubén García pisa área y un lamentable Munir deja que el balón se introduzca por el centro de la porteria. 1-1 y no habria más noticias del Málaga.

Con el empate, Osasuna se centró, puso la calma, el temple, el saber estar y, sobretodo, las ideas. Tenía un plan y lo ejecutaria. Ahí es donde deben entrar los entrenadores. Jagoba Arrasate empezó a mover rápidamente su banquillo y los cambios surtirían el efecto deseado. Mientras, Muñiz, era incapaz, una vez más, de dar solución a los problemas. El crédito del entrenador asturiano es casi inexistente en la afición. El Málaga protestó un penalti, clamoroso, que el arbitro no quiso ver y ya son muchas jornadas seguidas en las que el cuadro costasoleño es seriamente perjudicado.

En el minuto 75 un pase entre líneas maravilloso, dejó en el área sólo a Juan Villar que batió a Munir con bastante clase. Una vez más, el portero marroquí es incapaz de salvar a los suyos. 1-2 y La Rosaleda padecía incrédula ante lo que se estaba viendo. Un equipo sin ideas, por culpa de un entrenador mediocre, incapaz de ir a por el partido y que aún perdiendo continuaba con un trivote defensivo. Inaudito.

En el 80 movía el banquillo por fin el técnico asturiano su banquillo para dar entrada a Harper y Seleznov. Demasiado tarde y , además, sin un plan al que aferrarse. Balones sin sentido al centro del campo y un sin fin de despropósitos del cual, un servidor, culpa sólo y exclusivamente al inquilino del banquillo blanquiazul.

Finalmente, el Málaga fue incapaz de igualar el partido y es que con estos planteamientos dificilmente se podrá aspirar ni a los play-offs. El Málaga se mete en una crisis de resultados que lo hacen incapaz de ganar a ningún rival y su entrenador no hace autocrítica, ni cambia su plan. Seguirá con un juego rácano y austero que llevara de bruces con el equipo sin recompensa. Mientras, Osasuna se afianza en un liderato que les hace soñar más que nunca con el retorno a la primera división.

Artículo hecho por (@SergioSpes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *