CRÓNICA: MANCHESTER UNITED 0-1 FC BARCELONA

EL TEATRO DE LOS SUEÑOS ES BLAUGRANA

El Barça ganó anoche, por primera vez en su historia, en Old Trafford ante un Manchester United que planteó muy bien el partido, a pesar de que el buen trabajo defensivo del Barça le impidió acercarse a la meta de Ter Stegen con peligro.

Al inicio del partido, el Barça monopolizó la posesión del balón y el Manchester, consciente de sus limitaciones, le esperaba encerrado atrás, tapando todos los pasillos centrales y vigilando a Messi muy de cerca. Los ingleses solo se acercaban al área de Ter Stegen gracias a las pérdidas de algunos jugadores culés en zona peligrosa y a las rápidas escapadas de Rashford, que estuvo muy bien controlado por Piqué y Lenglet durante todo el partido.

De todas formas, no tuvo que esperar mucho el Barça para celebrar el gol que, al final, le dio el triunfo. En el minuto 11, Leo Messi se interna en el área tras una buena asistencia en profundidad de Busquets y casi sin mirar, centra el balón al segundo palo donde lo espera Luis Suárez para rematar a portería y Luke Shaw desva el balón a gol. La celebración fue con suspense porque inicialmente el árbitro anuló el gol por fuera de juego. Una vez revisado en el VAR, se descubrió que no había nada punible y que el gol era completamente legal, por lo tanto, se dio por válido y la euforia se desbordó en el bando culé. Los azulgrana podían haber ampliado la ventaja en el marcador con una buena jugada colectiva, pero el tiro de Coutinho fue desviado por De Gea con el pie.

A partir de ese momento, el Manchester quiso imponer su físico, presionó muy arriba al Barça y a los azulgrana les costaba sacar el balón jugado desde la defensa. Aunque con un Piqué más imperial que nunca, poco se pudieron acercar los ingleses a la portería de Ter Stegen. El susto lo dio Leo Messi que, tras un codazo y empujón claro de Smalling, que no fue ni sancionado con falta, empezó a sangrar ostensiblemente y le mermó para el resto del partido. Por suerte, hoy se le han hecho varias pruebas y no hay que lamentar daños mayores que el corte en el ojo y un importante hematoma en su nariz.

En los primeros inicios de la segunda mitad, el Barça perdió totalmente el control del partido, que se rompió hasta que Ernesto Valverde dio en el clavo con los cambios para volver a recuperarlo. Entraron Arturo Vidal y Sergi Roberto, por Arthur y Coutinho. El chileno le dio trabajo y consistencia al centro del campo culé y el catalán peligrosas internadas por la banda derecha, que había vivido muy tranquila hasta ese momento del partido. El mismo Sergi, Messi y Luis Suárez pudieron ampliar la ventaja en el marcador, que ya no se movió más.

Partido muy serio del Barça en Old Trafford, donde tiró de oficio, para conseguir un resultado que le pusiera en ventaja en la eliminatoria y para encarar con confianza y buenas sensaciones el partido de vuelta del Camp Nou el próximo martes. Parece que han aprendido la lección.

Artículo hecho por Meri (@Mtenas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *