CRÓNICA: NÂSTIC 0-2 REAL ZARAGOZA

TRES PUNTOS PARA SEGUIR CRECIENDO Y SOÑAR 

El Real Zaragoza salió victorioso del encuentro de la zona baja que le permite respirar con más tranquilidad y seguir aumentando su racha de partidos en la segunda vuelta. Por su parte, el Nâstic sigue siendo un equipo con muy poca fiabilidad en su feudo que podría caer a la zona de descenso. 

El partido empezó con idas y venidas de ambos equipos. Ninguno de los dos equipos era dueño del balón y gozaron de grandes ocasiones de gol. Los delanteros rojillos no estuvieron acertados de cara a puerta ya que fallaron ocasiones clamorosas y las que iban a puerta las paró un, una vez más, inspiradísimo Cristian Álvarez.

La primera ocasión del partido la dispuso Fali que remató en el área pequeña un corner sacado al segundo palo pero que su remate se encontró el portero zaragocista quien puso el braza demostrando grandes reflejos.

A raíz del primer cambio del encuentro, donde salió un lesionado Álvaro Vázquez por el exzaragocista Uche, el Real Zaragoza volvió a encontrarse con su juego más cómodo y las ocasiones. La primera la tuvo Febas cuyo disparo rebotó en un defensa y obligó a realizar una gran estirada a Dimitrievski.

A cinco minutos del final, Eguaras centró un saque de esquina directa a la cabeza de Grippo que remató casi desde el punto de penalti un cabezazo ajustado al palo. El portero macedonio no pudo hacer nada para evitar que el balón entrara en la portería. La renta al descanso pudo ser mayor si Borja Iglesias hubiera metido la clara ocasión que tuvo pero su disparó lo paró con el costado el cancerbero. 

En la primera ocasión del encuentro, Febas recogió un balón en el borde de su área y se cruzó todo el campo con una conducción perfecta y asistió a Borja Iglesias quien, con ayuda del central, puso el 0-2 en el marcador con un suave toque de balón que le pasó por encima del portero. El ariete maño consiguió, de este modo, vengarse del Dimitrievski quien en la primera vuelta simuló un codazo en un corner y que le supuso la segunda amarilla.

A partir de aquí, el Nàstic empezó a arriesgar más para poder rascar, al menos, un empate. Como consecuencia, las ocasiones fueron llegando pero todas se encontraron con un inmenso Cristian Álvarez. La más clara la dispuso con Manu Barreiro quien disparó centro lateral con la izquierda pero la estirada del portero impidió que los aficionados catalanes cantaran un gol en el partido.

Con estos tres puntos, el Real Zaragoza se coloca con 37 puntos y le permite alejarse un poco más de los puestos de descensos. Por su parte, el Nâstic de Tarragona sigue con 32 puntos y se coloca a tres de la Cultural y Leonesa quien, con un partido menos, marca con los puestos de descenso.

Artículo hecho por Eduardo Melús (@edu_melus)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *