CRÓNICA: RAYO MAJADAHONDA 1-1 SPORTING (3-4)

EL SPORTING ELIMINA A UN RAYO QUE MERECIÓ MÁS

Intensa noche de lluvia se vivió en el Wanda Metropolitano. El Sporting, semana y media después, volvía al estadio del Atlético de Madrid, para enfrentarse de nuevo al Rayo Majadahonda. 

Un varapalo como la lesión de Jorge García en el minuto 8 hizo cambiar drásticamente los planes de Iriondo. Jeisson tuvo que entrar al terreno de juego sustituyendo a su compañero, y Benito del Toro tuvo que colocarse en la banda izquierda.

La primera parte fue para el conjunto asturiano. Las ocasiones venían de los visitantes, y a pesar de las grandes intervenciones de Cantero, Manzambi anotó el 0-1. La primera mitad finalizó con el resultado favorable a los sportinguistas.

En la segunda parte cambió por completo el partido. El Rayo Majadahonda atacó, mordió y jugó muy bien al fútbol. El gol parecía no llegar, pero otras grandes intervenciones de Cantero en alguna aislada ocasión del Sporting, mantenían a los majariegos con opciones. Los minutos finales se acercaban y el Rayo, con la ayuda de su afición, lo intentó como nunca.

Llegó el minuto 90 y tras una gran jugada, Aitor Ruibal se plantó delante del guardameta visitante y no falló. La afición local enloqueció por completo, el partido se iba a la prórroga.

Durante la prórroga el dominio siguió siendo para el Rayo. Ocasión tras ocasión, parecía más claro que el segundo gol iba a llegar. Los rayistas soñaban con el gol de la remontada. Pero no llegó y se tuvo que recurrir a la tanda de penaltis.

El Sporting ganó el sorteo y los penaltis se tiraron en la portería de su afición. Los aficionados majariegos acudieron a la portería en la que se iban a efectuar los lanzamientos para estar más cerca de su equipo.

Tras 12 lanzamientos, y con el fallo de Nicolas Schiappacase, el Sporting ganó la lotería de los penaltis. Los de Gijón pasan a la siguiente ronda, pero el Rayo Majadahonda y su afición han caído de pie, con ilusión.

Artículo hecho por Pablo Prados (@pablo_prapu).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *