CRÓNICA: RAYO MAJADAHONDA 2-1 SPORTING DE GIJÓN

EL SPORTING SE AHOGA EN EL WANDA METROPOLITANO

El Rayo Majadahonda ha vencido al Sporting de Gijón por 2-1 en una fresca noche en el Wanda Metropolitano. Como ya viene siendo costumbre cuando los majariegos juegan como locales, el partido se disputa en lunes. En esta ocasión, los locales venían con necesidad de sumar. Tras tres derrotas de forma consecutiva, sumar una tercera colocaba al equipo en posiciones de descenso. Por otro lado, los asturianos venían en posiciones de ‘play-off’, tras sumar cuatro puntos en los últimos dos partidos. 

Los locales mostraron una buena imagen en los primeros compases del juego. A pesar de la superioridad de los jugadores visitantes, el Rayo Majadahonda mostró un buen juego de toque con velocidad. A pesar del buen juego, también se mostró dureza en el juego. Cuatro jugadores majariegos tuvieron tarjeta amarilla en la primera parte, aunque la de Aitor Ruibal fue desde fuera del terreno de juego.

La primera mitad estaba siendo interesante debido a su igualdad. Los de Gijón llegaban, pero no tiraban a puerta. Mientras, los madrileños, cuando todo parecía que la primera parte acabaría en empate, dio la sorpresa. Un perfecto pase de Enzo Zidane, acabaría en un gran gol del jugador cedido por el Cádiz, Aitor García. Un golazo que significó un auténtico subidón moral para el equipo, por ser al borde del descanso.

En la segunda parte fueron los de Rubén Baraja los encargados de llevar el ritmo del partido. Ellos pusieron las ocasiones y el juego. Sin embargo el gol del empate no llegaba. De hecho, tras una gran jugada de Aitor García por la banda derecha, llegó el segundo gol del Rayo, obra de Iza. El partido parecía cerrado tras ese 2-0 en el minuto 76. Pero el Sporting de Gijón no había dado su última palabra, ya que Carmona recortó distancias con un gol en el minuto 83.

Tras el gol de los visitantes, el partido fue completamente para ellos. Buscaron el empate a la desesperada, pero una gran defensa rayista y una soberbia actuación de Basilio, impidieron que llegase el gol del empate. Tras cuatro minutos de añadido, el árbitro pitó el final del encuentro, haciendo enloquecer a todos los aficionados rayistas que, una vez más, se desplazaron hasta el Wanda Metropolitano para ver a su equipo.

Artículo hecho por Pablo Prados (@pablo_prapu)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *