CRÓNICA: REAL OVIEDO 1-0 NÀSTIC DE TARRAGONA

EL TARTIERE VUELVE A SONREÍR

Como ya contábamos en la previa, se daban cita dos equipos con distintos objetivos, pero con la misma necesidad de ganar, los locales para meterse en playoff y los visitantes para eludir el descenso.

Comenzaba el partido con mucha intensidad por parte de ambos equipos y esto se transformaba en muchas faltas, piques y demás acciones que hacían el partido poco fluido y, por tanto, poco vistoso.

Poco a poco, el Oviedo fue ganando terreno y fue acercándose más al área visitante, aunque no sería hasta el minuto 36 cuando tras una combinación entre Saúl Berjón y Toché, el primero materializaría y haría así el 1-0 para los azules.

Tras el gol, el Oviedo supo leer el partido a la perfección, sabiendo sufrir cuando el Nastic achuchaba y, también con velocidad arriba para intentar matar el partido.

Un partido con bastante trabajo para el árbitro que en la segunda parte sacó 9 tarjetas amarillas y 1 roja, lo que deja claro que a estas alturas de la temporada, todos los equipos se juegan la vida y se dejan la piel en el campo.

Artículo hecho por (@noemerchan3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *