CRÓNICA: REAL ZARAGOZA 0-2 GRANADA

SUMA Y SIGUE

Partido de urgencias para los locales el que se empezaba a vivir en la capital del Ebro. El equipo visitante no era el más indicado teniendo en cuenta que los andaluces estaban en puesto de playoff con posibilidad de recuperar la segunda posición.

Poco a poco se vio viendo la situación clasficatoria que tenían ambos equipos. Los maños empezaron con muchos nervios y, además, se veía desde el principio que seguían sin tener las ideas clara de la manera de jugar. Por su parte los nazaríes eran justo lo contrario. El fútbol es un estado de ánimo y se vio claramente en el partido de ayer.

Al Granada le salía todo y, desde el primero momento, se vio que los andaluces son uno de los equipos que no tienen techo y seguro que van a luchar por el ascenso -incluso, por qué no, por el directo-.

El encuentro duró una única parte, lo que quiso el Granada que durara. Al cuarto de hora de partido, y tras un dominio aplastante de los visitantes, se hizo justicia en el encuentro y Fede Vico adelantó a los sureños aprovechando un rechace de Cristian. El delantero está solo dentro del área y no falló la ocasión de ponerse por delante del choque.

La reacción de los maños no tardó en llegar. Pombo se deshizo de dos jugadores rivales pero su disparo desde fuera del área lo despejó a saque de esquina Rui Silva.

Un puro espejismo. A diez minutos de que el árbitro pitara el final de la primera parte, Benito cometió una falta a pocos metros del área, que fue sancionada con una tarjeta amarilla. Vadillo, fue el encargado de realizar un disparo magistral de falta en el que Cristian no pudo hacer nada. Un auténtico golazo.

Cuando todo el mundo ya pensaba en el descanso, Benito cometió la jugada tonta del partido. Pozo se iba en el centro del campo y el lateral le agarró impidiendo que siguiera con la carrera. Segunda amarilla y a los vestuarios antes de tiempo.

La segunda parte empezó con lo que parecía que iba a ser la reacción de los aragoneses. Zapater intentó emular a Vadillo pero su disparo de falta lo rechazó el cancerbero nazarí. Montoro tuvo el 3-0 en sus botas pero su disparo lo sacó bajo palos Álex Muñoz.

El final del partido desató el enfado de la parroquia maña que despidió a sus jugadores con pitos. Mientras, el Granada festejaba en el centro del campo los tres puntos conseguidos lejos de casa.

Artículo hecho por Eduardo Melús (@edu_melus)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *