CRÓNICA: VALENCIA CF 0-0 REAL SOCIEDAD

UN EMPATE NO TAN AMARGO

En Mestalla el equipo local quiso -algo tarde- y no pudo con la resistencia de los vascos, que empezaron dominando el balón sin generar demasiado y terminaron muy atrás encomendándose a un siempre atento Rulli. El Valencia pareció acusar el esfuerzo copero de las últimas semanas, pues le costó mucho entrar en el partido y cuando lo hizo o le faltó acierto o chocó contra el portero y la defensa de la Real. El punto no le sirve a ninguno para alcanzar los puestos europeos que persiguen, teniendo en cuenta que a su vez son perseguidos o están ocupados por otros que sí sumaron. Sin embargo, del lado del Valencia, el empate pasa de cierta forma a un segundo plano por el regreso de Kondogbia y Guedes, también por el exitoso debut del central Roncaglia.

El partido empezaba con una novedad alentadora para los valencianistas por la presencia de Kondogbia en el once inicial. Precisamente, sería el centroafricano el que tendría la mejor oportunidad de la primera parte para el Valencia, con un fuerte pero centrado cabezazo en un tiro de esquina que contenía con seguridad Rulli. Del lado realista, más que peligro verdadero, las sensaciones pasaban por las botas de Januzaj. También por William José, que no se vio afortunado en un balón que quizás pudo rematar mejor a la salida de un tiro de esquina.

Cualquier posibilidad de la visita era siempre bien abortada por la pareja Garay-Roncaglia. Este último, por cierto, recibió el apoyo y la aprobación de Mestalla con cada corte y cierre que hacía. Mina se encontraba con el larguero pero la jugada era invalidada por fuera de juego. Quizás fue en Parejo en quién más se evidenció la acumulación de minutos de los últimos partidos. El capitán alternó muestras de calidad con algunas perdidas evitables y el equipo lo resintió. Imanol apostó por Zubeldía, Merino e Illarramendi para entorpecer al máximo la sala de maquinas del equipo che.

En la segunda parte el Valencia fue mucho más agresivo y directo. Gayà dio un paso al frente y Piccini también. El italiano estuvo cerca de repetir aquella hazaña que logró ante el Huesca, también en los minutos finales pero se encontró con una gran reacción de Rulli. Antes de eso, Gameiro estuvo cerca, pero le faltó muy poco para cabecear un centro de Gayà tras una buena jugada de combinación. Marcelino movió fichas. La entrada de Rodrigo incrementó el dominio y las sensaciones de que el gol llegaría pronto. También lo hizo el regreso de Guedes luego de su operación. Ambos ayudaron a atrincherar a los realistas en su área, quienes lograron resistir y sacar un valioso empate de Mestalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *