CRÓNICA: VALENCIA CF 1-0 REAL BETIS

MESTALLA MARCA EL CAMINO A LA FINAL

Ya lo había dicho Marcelino en la rueda de prensa previa, el Valencia podría sufrir para terminar celebrando. Y así fue. Aguantó y fue parcialmente efectivo, porque pudo sentenciar hasta en dos ocasiones. Por eso, tuvo que defender con el cuchillo entre los dientes, con Jaume como muralla final e infranqueable y con el apoyo continúo de Mestalla, que hizo su papel de jugador número 12 a la perfección. El Betis tuvo más el balón e intentó encerrar al equipo local prácticamente todo el partido, sin embargo no pudo generar ninguna realmente clara, más que todo porque el Valencia estuvo muy junto y ordenado, concediendo hasta cierto punto la posesión a los verdiblancos -un plan arriesgado que terminó siendo efectivo- pero cerrándose atrás y sin perder de vista la posibilidad de hacer daño con una contra mortal, como la que armaron Piccini y Gameiro que terminó cerrando con mucho acierto Rodrigo.

El Valencia empezó algo nervioso, quizás la posibilidad de llegar a una final después de 11 años y ante su gente en pleno centenario les pesó a algunos jugadores. El Betis, con más tiempo sin llegar a una final, 14 años, fue haciéndose con el dominio del balón, manteniendo el tipo ante el empuje de toda Mestalla.

El plan del Valencia parecía ser esperar en su campo y permitir la posesión del Betis hasta unos metros después de la mitad del terreno. Sin embargo, o puede que por esa razón, era el equipo visitante el que generaba las sensaciones de mayor peligro. En una de las primeras, Joaquín probaba a Jaume con un fuerte y centrado remate que el meta contenía con seguridad. Por la banda izquierda, Gayà, quien finalmente jugó sin protección y rindió tan bien como viene haciendo, y Guedes llegaban por la izquierda. Aunque combinaban bien les faltaba el pase final, la claridad para probar a Yoel.

Por su parte, Jaume no corría riesgos con un tiro libre con veneno de Canales y lo enviaba a tiro de esquina con un gran desvío. Sergio fue el que más lo buscó por su equipo. También destacó en la primera parte Jesé, que retrocedía su posición para recibir el balón, lo que complicaba a sus marcadores. En una de esas sacó un remate a la escuadra que Jaume desvió con una gran volada.

La segunda parte empezaba sin cambios y más o menos igual que la anterior; con dominio del Betis y con un Valencia replegado, pero ahora se veía sin nervios. El conjunto andaluz tenía claro que debía seguir presionando a Parejo para entorpecer el juego che lo más posible. Pero, en el minuto 56, en una salida en velocidad por la derecha, Piccini encontraba a Gameiro, el francés hacía la pausa y se la devolvía a Cristiano, que con una cuota de suerte superaba la marca de Bartra y habilitaba en el área de gran manera a Gameiro, que corrió al espacio. Kevin pudo definir, o al menos intentarlo, pero al ver la rápida salida de Yoel, que tapaba bien los espacios, decidió picársela a Rodrigo, que siempre siguió la jugada muy atento de no quedar en fuera de juego. Definió eludiendo el esfuerzo a la desesperada de Mandi, que los habilitaba a todos, por evitar el gol.

Fue como librarse de un gran peso. Lo gritó Rodrigo y con él toda Mestalla. También Marcelino, que corrió eufórico a festejarlo. Entonces al Valencia se vio más relajado, intentando jugar con la necesidad y creciente ansiedad del Betis. Empezaron los cambios y el duelo de estrategas, entraban Loren y Cheryshev eran los primeros de cada técnico. El ruso acompañó a Gameiro en una de las opciones que tuvieron de sentenciar el encuentro, pero está vez Kevin no estuvo fino. El Betis seguía apretando y la defensa Valencianista seguía cerrando los espacios. Soler tendría otra oportunidad pero su pase no fue el más preciso. Canales, volvió a probar a Jaume con un potente remate al borde del área, pero la eliminatoria ya estaba sentenciada.

El Valencia será el rival del Barcelona en la final a disputarse el próximo 25 de mayo en el Benito Villamarín. Marcelino terminó evidentemente emocionado, después se supo que en parte al recordar a su padre y en parte por llegar a una final en su quinto intento como entrenador, y el segundo con Valencia. También todos los jugadores, que los celebraron en la cancha y luego en el balcón por todo lo alto junto a una afición que se lo merecía y que empujó a su equipo hasta el final.

Alineaciones:

Valencia: Jaume; Piccini, Paulista, Rocaglia, Gayà; Coquelin, Parejo, Wass (Soler 75′), Guedes; Rodrigo (Cheryshev 68′) y Gameiro (Diakhaby 86′).

Betis: Yoel; Mandi, Bartra, Sidnei (Feddal 84′); Joaquín, Francis (Loren 65′), Guardado (Tello 79′), William; Canales, Lo Celso, Jesé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *