CRÓNICA: VALENCIA CF 1-1 SEVILLA FC

DRAMÁTICO EMPATE EN MESTALLA QUE VALE POCO

Cuando los pañuelos hacían su aparición en Mestalla, meciéndose de un lado al otro al ritmo de la desesperación y la impotencia, apareció Diakhaby para convertir un mal resultado en uno bastante pobre para el Valencia y asimismo amargar a un Sevilla que ya saboreaba la victoria. Los andaluces, que se adelantaron con un gol de Sarabia, tuvieron hasta dos ocasiones para sentenciar el encuentro pero las estrellaron en los postes. Con más actitud que claridad, y ante un equipo que cerraba bien los espacios, los locales fueron encerrando al Sevilla hasta que en el tiempo de descuento apareció Mouctar -viniendo desde el banco- con cabezazo certero que daba cierta justicia a un encuentro muy igualado.

El partido empezaba desde la pizarra con el planteamiento de cada técnico. Machín optaba por defensa de tres y poblar el medio campo para obstaculizar al Valencia. Marcelino repetía el que está siendo su equipo base, con Wass de lateral y los tocados Rodrigo y Guedes desde el inicio. Empezaba muy bien y muy temprano el Valencia con una inmejorable doble ocasión, primero con cabezazo de Garay, que se imponía a Mercado y a su agarrón, a centro de Parejo e inmediatamente con Mina que recogía el rechace. En ambas ocasiones brilló la figura del meta sevillista Vaclik que tiró de oficio y reflejos para negar el gol al equipo valencianista.

Si la primera parte no tuvo demasiadas ocasiones de gol, fue por lo equilibrado del duelo en la medular y por el buen trabajo de las zagas. Luego sería por las repetidas faltas que cometían los equipos cuando el rival comenzaba a armar el ataque. El desequilibrio, cuando se podía, lo generaba Soler, que se mostró con mucha voluntad y llegó a pisar el área y rematar sin fortuna y, en alguna ocasión Guedes, que con todo y limitaciones llegó a preocupar a los jugadores del Sevilla. En uno de los remates de Soler se reclamó un posible penal de Kjaer, pero el balón impacta en la mano del danés luego de rebotar en un compañero.

 

La primera parte terminó con un Valencia muy arriba apretando a los andaluces sin poder lograr el gol. Y como su no hubiese habido pausa alguna, la segunda comenzaba igual, con los mismos onces y con un Carlos Soler presionando y buscando portería. Nuevamente el Sevilla lograba superar el ahogo inicial para ensanchar el campo y esta vez golpear al Valencia. Ben Yedder cazaba un rechace a medias para impactar de manera mordida el esférico y, aunque su intención era rematar, terminaba habilitando a un Sarabia que se mantuvo atento durante toda la jugada, a diferencia de la defensa, para cazar el balón cambiándole la trayectoria venciendo así a Neto que quedaba a contra pie. El Sevilla lograba capitalizar el único descuido de la defensa che, subrayando así lo evidente; en un partido de estos un pequeño descuido puede costar un gol.

A los pocos minutos el Valencia recibía otro palo, Paulista se echaba al suelo teniendo que ser sustituido por problemas musculares. Marcelino se vio obligado a detener el doble cambio ofensivo que ya preparaba, para dar entrada primero a Cheryshev por Guedes, y al minuto a Daikhaby por el central brasilero. Se volcaba el Valencia en busca del empate mientras el Sevilla esperaba su oportunidad, y aunque el que apretaba era el equipo local, eran los andaluces los que tenían las más claras. Primero en un contra de Ben Yedder en la que arriesgó y salió ganando Soler al incomodar al límite del reglamento al francés. Luego la tuvo Banega, que recogió un balón y remató al poste derecho de Neto.

Pasaban los minutos y el empuje del Valencia seguía siendo inerte; había ganas y espíritu pero poco más. Lo seguía intentando Soler y la tuvo Wass, que no llegaba por poco a un pase de la muerte que logró colar Gayà. Batshuayi había entrado por Mina pero la defensa del Sevilla parecía tener todo bajo control. Hubo otra jugada en la que se reclamó penal de Kjaer por mano en el área, ésta al menos más discutible. Sin embargo, la acción continuó y Promes aprovechó el espacio dejado, entre la búsqueda del empate y los reclamos por el posible penal, para eludir dos rivales en una combinación de velocidad y habilidad y asistir a André Silva que, entre eludir a Neto y el cierre de Wass, terminó enviando el balón al poste cuando ya se cantaba el gol.

Al ver que se daba el peor resultado posible, la derrota, y que su equipo no recibía el segundo por muy poco empezaron a salir los pañuelos y los pitos que ya venían escuchándose fueron incrementando su intensidad. Pasaron de necesitar una victoria a buscar el empate a la desesperada. Cuando quedaba poco más de un minuto para el final, un tiro libre de Parejo encontraba el buen movimiento de Diakhaby; está vez el defensor sí lograba hacer efectiva la ventaja que suele conseguir cuando pasa al ataque para cabecear el empate agónico del Valencia. Más allá de la euforia que regala el gol en prácticamente la última jugada, el consuelo es bastante pobre para un Valencia que vuelve a la raquítica senda del empate. Por su parte, el Sevilla dejó pasar la oportunidad de retomar la primera posición, al menos durante unas horas.

Alineaciones:

Valencia: Neto, Wass, Garay, Paulista (Diakhaby, 63’), Gayà; Coquelin, Parejo, Soler, Guedes (Cheryshev, 62’); Rodrigo y Mina (Batshuayi, 69’).

Sevilla: Vaclik, Promes, Mercado, Kjaer, Sergi Gómez; Escudero, Sarabia, Banega, Vázquez (Amadou, 77’); Ben Yedder (Muriel, 85’) y André Silva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *