CRÓNICA: VALENCIA CF 3-1 DEPORTIVO ALAVÉS

YA SÓLO QUEDA EL PASO FINAL

La jornada no empezó de la mejor manera para el Valencia. Con el sabor amargo de la eliminación de la Europa League, verse abajo en en marcador, en un Mestalla cerca del lleno, significaba un segundo golpe que podía hacer que los cuestionamientos llevaran a que se perdieran las esperanzas. Sin embargo, el Valencia supo rehacerse para remontar un marcador adverso y despejar las dudas de jugadores y aficionados en el proceso. Con la victoria de este domingo en casa contra el Alavés en la jornada 37 de la Liga, sumada a la derrota del Getafe en Barcelona, el Valencia alcanza el derecho de depender de sí mismo en la última jornada del próximo fin de semana, que ya se sabe que no será en horario unificado.

Los goles de Soler, que aprovechó una desatención de la defensa vasca, y luego de Mina y Gameiro dieron cifras definitivas a un marcador que pudo ser más abultado en favor de un Valencia que salió con su habitual 4-4-2 con Wass en el mediocentro con Parejo, y con Jaume en el arco, seguramente para que esté a punto para la final de la Copa del Rey el próximo 25 de mayo.

Al Valencia le costó un poco entrar en el juego. La necesidad de ganar y de lavar en lo posible la imagen bien pudieron hacer que varios jugadores no se sintieran del todo cómodos o con la suficiente confianza. Después de unos acercamientos algo tímidos de Mina y Guedes, Jaume tenía que poner la cara por el equipo, literalmente. Un tiro de esquina se convirtió en contragolpe casi mortal para el Alavés de no ser porque Jaume tapó con el rostro el remate de Rolán. El portero recriminaba la falta de atención a sus compañeros, sin embargo no fue suficiente para evitar el gol de Ximo Navarro en el tiro de esquina que siguió a la parada de Doménech. Navarro se adelantaba a todos para enmudecer a Mestalla.

Los siguientes minutos, cerca de 10, el Valencia se veía algo inseguro y la grada lo percibía. Entonces Parejo y Guedes empezaban a encontrarse. Aunque faltaba la estocada final el equipo local fue adelantando sus líneas y sacudiéndose la impresión del golpe recibido. Paulista intentaba un pase largo que era interceptado por Duarte quien, intentado ceder para Pacheco, terminó por habilitar a Soler que siguió la jugada y se encontró con ese balón para igualar el marcador.

El gol fue como una inyección de fuerzas que el Valencia supo aprovechar. Tan sólo cinco minutos después, Mina lograba voltear el resultado al imponerse a sus marcadores con un certero cabezazo en un tiro de esquina lanzado por Parejo. El Alavés intentó igualar las cosas por parte de Rolán, que se movía con peligro. El Valencia esperaba su oportunidad para el contragolpe y casi aumenta la ventaja con un gran pase de Wass que a Rodrigo le faltó muy poco para convertir en gol.

La segunda parte siguió con la misma tónica con la que terminó la primera. Los de Abelardo intentaban encerrar al Valencia en su área. Los nervios se hacían presentes en las gradas, en los jugadores y quizás en el colegiado Cuadra Fernández. Hubo alguna pierna dura, alguna amarilla no sacada y otra quizá excesiva, sin embargo nunca hubo mala intención y el partido siempre estuvo controlado en ese sentido.

Marcelino entendía que era el momento de Gameiro, uno de los grandes revulsivos del Valencia esta temporada. Nuevamente Kevin marcaría a los pocos minutos de entrar al cerrar una gran jugada de contragolpe. Guedes abría para Gayà, y aunque su pase era parcialmente bloqueado por un rival, igual lo recibía el lateral para lanzar un centro medido al francés. El cabezazo de Gameiro, en el área pequeña, fue tan hacía abajo que el rebote se le hizo indescifrable a Pacheco que no pudo detener el remate.

Con el 3 – 1 el Alavés bajó un poco la intensidad, mientras el Valencia coqueteaba con el cuarto gol. Así llegaba otra oportunidad, nuevamente con Gayà y Gameiro como protagonistas. El ’14’ se hacía con el balón para encontrar en buena posición a Kevin, que prefirió ceder a Soler que llegaba desde la derecha con todo a favor, pero que no pudo rematar entre los tres palos. Antes, Diakhaby había entrado para reforzar el equipo jugando de mediocentro. La afición aplaudía al joven francés que dejó muestras de su poderío físico y de que puede ser una opción válida en esa demarcación.

La afición también celebró las noticias en forma de goles que llegaban desde el Camp Nou y desde Madrid, pues además de la derrota del Getafe, el Sevilla empató ante el Atlético y el Valladolid certificó su permanencia al ganar al Rayo en Vallecas. Por todo esto, el Valencia se presentará en Pucela dependiendo de sí mismo y ante un equipo, el Valladolid, que ya cumplió su objetivo. Aunque esto último, como dijo Marcelino, no representa necesariamente un ventaja. En cualquier caso, esta victoria deja a un solo paso uno de los principales objetivos del Valencia esta temporada.

Alineaciones:

Valencia: Jaume, Piccini, Garay, Gabriel, Gayà, Wass (Diakhaby 81′), Parejo, Soler, Rodrigo (Gameiro 65′), Mina (Ferran 83′).

Alavés: Pacheco, Vigaray, Laguardia, Navarro, Duarte, Martín (Borja 64′), Pina (Manu 75′), Darko, Jony, Rolán (Twumasi 75′), Calleri.

Goles:

0 – 1 (Navarro 12′)
1 – 1 (Soler 29′)
2 – 1 (Mina 34′)
3 – 1 (Gameiro 67′)

Árbitro: Cuadra Fernández.

Artículo hecho por Ricardo Pérez Leonet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *