CRÓNICA: VALENCIA CF 3-1 YOUNG BOYS

PRIMERA VICTORIA EN CASA QUE PERMITE SOÑAR

Tuvieron que pasar ocho partidos para que el Valencia le regalara la primera alegría a su afición en su casa. También es la primera vez que se gana en la Champions, ahora sí, ante el desmedidamente combativo Young Boys. Sin embargo, no fue un partido sencillo. Los de Marcelino tuvieron que aplicarse y sobreponerse al empate del rival y a los fantasmas que esto conlleva en este particular inicio de temporada, a la dureza extrema del equipo suizo, fomentada en parte por el colegiado Kovács. Fue ahí donde emergieron un totalmente determinante Carlos Soler -de notable partido- y Santi Mina, que repitió doblete de delantero puro. El Valencia se permite soñar y seguir dependiendo de sí mismo para avanzar a los octavos de la Champions.

Los de Mestalla salieron en busca de esa elusiva victoria desde el inicio, haciendo valer su condición local. Al cuarto minuto Rodrigo -también de buena actuación- lograba el primer gol del partido que sería anulado por un fuera de juego bastante dudoso. Soler ya mandaba el primer aviso con un remate que salía afuera a pase Wass, que repitió al lateral derecho y estuvo bastante acertado.

Llegaba una gran combinación entre Rodrigo y Soler que terminaba en gol de Mina. Con un amague, Rodrigo lograba confundir a su marca para que el balón le pasara por encima para ser recogido por el ariete valencianista, que penetraba en el área y habilitaba a Soler que corría al espacio y definía picándola superando el esfuerzo del portero Von Ballmoos y, aunque su remate se estrellaba en el poste, aparecía el instintivo Santi para mandarla al fondo.

El gol hizo que el Valencia se quitara un peso de encima pero se fue relajando en exceso, dejando que Young Boys creciera y se fuera acercando al área de Neto. Assalé la tuvo a pocos metros del brasilero, pero su intento de remate al buen centro desde la derecha, mal defendido, se marchaba por la línea de fondo. Las faltas de los suizos se iban haciendo más frecuentes, algunas parecieron merecedoras de tarjetas amarillas que no salieron. Esto, unido a la tranquilidad por el resultado de los de Marcelino, hizo que el juego fuera cayendo en intensidad.

En una combinación de ambas cosas, Sonogo interceptaba un balón, arroyando a Coquelin en el proceso. El Valencia reaccionó una milésima tarde al ver que el Kovács no detenía ni la jugada ni se interesaba por el francés que quedaba en el suelo y lo pagó. Assalé contralaba en el área y su remate se hacía imposible para Neto al colarse entre las piernas de Paulista. Un balde de agua fría para Mestalla y todos los valencianistas.

La reacción llegaría con una posesión larga, en la que el balón partió de la defensa y cruzó de una banda a la otra hasta Wass que combinaba con Soler, que de primera lanzaba un preciso centro que tenía nombre y apellido: Santi Mina. De nuevo el instinto goleador del gallego salió a relucir adelantándose a los defensas, que lo creyeron en fuera de juego, para rematar a gol también al primer toque. Al descanso se iban con el transitorio 2 a 1, luego de pasar un nuevo susto en un descuido entre el danés y Soler ante un nuevo centro cruzado¡ que Ngamaleu no podía aprovechar.

La segunda parte empezó reñida, mientras que los suizos no se daban por vencidos el Valencia buscaba el aumentar la ventaja. Lo conseguiría en otra combinación entre Soler y Rodrigo, taco del primero al segundo, que acumulaba rivales y devolvía al espacio para que el mismo Soler en una gran corrida culminara la jugada con un potente disparo cruzado que vencía a Von Ballmoss. Por tercera vez la grada se pudo descargar. Los jugadores también. A partir de ahí, el Valencia defendió su ventaja, mientras se mantenía a la caza de un cuarto gol. Descansaba entonces Santi y entraba Gameiro, un poco más tarde Ferran por el agotado Guedes y en los minutos finales Vezo por Kondogbia.

Una nueva falta de Sanogo con los tacos por delante sobre la rodilla de Coquelin, dejaba al Young Boys con uno menos. Mestalla ya percibía el aroma a triunfo. Los últimos minutos fueron del Valencia merodeando el cuarto gol, con un Gameiro activo, que cerca del final le puso un balón de gol a Wass que el danés estrelló en el meta visitante. Una buena y trabajada victoria del equipo de Mestalla que lo mantiene con opciones -complicadas pero reales- de clasificar a la siguiente fase de la Champions.

Alineaciones:

Valencia: Neto, Wass, Garay, Paulista, Gayá; Coquelin, Kondogbia (Vezo, m.87), Soler, Guedes (Ferran, m.75); Rodrigo y Santi Mina (Gameiro, m.68).

Young Boys: Von Ballmoos, Mbabu, Lauper, Von Bergen, Benito; Sow, Sanogo, Fassnacht (Nsame, m.60), Ngamaleu (Sulejmani, m.46); Assalé y Hoarau (Aebischer, m.75).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *