CRÓNICA: VALENCIA CF – RCD ESPANYOL

VIBRANTE ESCALADA AL TERCER PUESTO

El Valencia tuvo que trabajar y mucho para ganar al Espanyol en Mestalla. Ambos equipos mostraron una entrega admirable, una determinación por ganar, o al menos por no perder, que podría hacer parecer esa victoria por la mínima de los locales como un resultado algo mezquino por lo visto en la cancha y sobre todo por las ocasiones de ambos equipos. Gran responsabilidad de esto fue de Neto y Pau López. Sólo una vez el portero perico no pudo impedir el gol y fue cuando Rodrigo llegó para subrayar lo evidente; su impecable estado de forma. Los de Marcelino hicieron un partido muy serio, sobre todo en el apartado defensivo en el que volvieron a lograr el sobresaliente al dejar la portería imbatida. Mención especial para Paulista, cuya entrega al equipo es admirable.

La posición en la tabla del equipo catalán y el gran momento del conjunto de Mestalla, donde encadenaban 4 victorias consecutivas, invitaban a pensar que el encuentro podría ser un trámite para el Valencia. Nada más lejos de la realidad. El Espanyol salió a ganar, a pesar de la baja de Quique Sánchez Flores por enfermedad, y así lo demostró en la primerísima acción del juego, a los 15 segundos, con un gol anulado a Gerard Moreno por un dudoso fuera de juego. Sería la única acción en la que sorprenderían a la defensa local que, por cierto, salía con Montoya y Neto como cambios al once elegido para Butarque.

La respuesta del Valencia culminaba en el gol de Rodrigo que cerraba de cabeza, ganándole la posición a su marca, el gran desborde, con la respectiva frenada a toda velocidad para dejar pasar al rival y centrar con precisión, de un Guedes que se vio eléctrico y muy peligroso en sus arrancadas. A partir de este momento Kondogbia empezó a dominar en el medio campo, demostrando una vez más su importancia en el equipo y su compenetración con Parejo. Así fue como en la presión a un incipiente ataque perico el francés robaba un balón, conducía hasta el borde del área rival, hacía un par de amagues que desmontaban la resistencia de los rivales y obligaba a que Pau López se luciera con una gran parada en respuesta a su venenoso remate. Del otro lado, Neto también tendría que exigirse ante un buen remate de media distancia de Darder.

La exhibición de los arqueros, lejos de acabarse, tendría continuidad en una impresionante parada de López a un potente disparo de Montoya, que ya ha demostrado que si alguna le queda a media distancia no se lo piensa dos veces. A su vez, iba creciendo la figura de Paulista, con varios cierres e intervenciones determinantes. También la de Guedes, que fue aprovechando los espacios que concedía el Espanyol en su búsqueda por el empate para generar contragolpes de mucho peligro. Zaza también estaría muy participativo y tendría la suya cerca del final de la primera parte al rematar en el área un buen pase de Garay que generaba un nuevo paradón de López.

En la segunda parte el Espanyol buscaría con insistencia el empate mientras el Valencia esperaba su oportunidad para liquidar a la contra. Algo parecido a lo que ha pasado en otros encuentros en los que han empezado ganando los de Mestalla, pero esta vez, y a pesar del asedio de la visita, se podía percibir una notable seguridad y solvencia en la defensa del local, y no solo de sus defensores sino del conjunto. Garay estuvo bastante bien, Paulista no paró de cortar y dar seguridad a la zaga a pesar de verse resentido de sus molestias. De hecho, el brasileño forzó para seguir en el campo a pesar de las molestias que lo aquejaban. Y si hacía falta, aparecía Neto para echar el cerrojo. Guedes seguía eléctrico y Soler, de gran sacrificio, se hizo notar en ambas facetas. En una contra rapidísima habilita el que hubiese sido el segundo gol de Rodrigo, pero el cabezazo del internacional español se marcharía fuera por muy poco.

En esta parte el juego se fue haciendo un poco espeso, producto de la entrega y el trabajo de ambos equipos, aunque esto no impidió que siguieran las rápidas transiciones de un arco al otro. Gayà, por ejemplo, quien tuvo una oportunidad clara en el área rival, terminaba bloqueando el remate a gol de Baptistao en la misma jugada. Santi Mina reaparecería por Zaza en el minuto 81. Luego entraría Pereira por Guedes y Ferran por Soler.

En los minutos finales en Espanyol insistiría con más fuerza, pero con menos claridad, en el empate que premiara su gran esfuerzo hecho en Mestalla. El Valencia por su parte, muy concentrado y juntito, cedió algo del protagonismo a la visita a la espera de cazar un buena contra que terminara de cerrar el encuentro. No obstante, el resultado se mantuvo igual. El conjunto de Marcelino da un paso más para llegar a la próxima Champions con estos tres puntos que lo llevan a la tercera posición y se plantea, por qué no, llegar a la segunda.

Artículo hecho por Ricardo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *