EUSEBIO DEJA DE SER ENTRENADOR DEL GIRONA

EUSEBIO PUNTO Y FINAL EN LA ETAPA DEL GIRONA

Eusebio Sacristán ha admitido en la rueda de prensa de despedida como entrenador del Girona que le da “mucha pena, mucha rabia, no haber podido lograr la salvación, porque este club se merece lo mejor”. Unas palabras que ha pronunciado acompañado del presidente del Girona, Delfí Geli, del director deportivo del club, Quique Cárcel, y del capitán, Àlex Granell, entre muchas otras personalidades.

“Hemos decidido poner fin a nuestra relación, que ha durado un año. Entendí que el Girona era un club ideal para poder crecer y desde el primer día hasta hoy, todas las expectativas se han visto cubiertas, en un club fantástico en el ámbito humano y donde todo el mundo está comprometido “, han sido las primeras palabras del ya ex preparador. Según él “es un momento triste porque nunca pensé que la relación tendría este final.

Y estas palabras también definen el dramático final y la impotencia que ha llevado al Girona a volver a Segunda División dos años después del histórico ascenso a Primera División. “No me queda otra cosa que dar las gracias, porque, aunque todo el final ha sido dramático, el camino ha sido precioso”, ha señalado Eusebio. Y ha añadido que todavía le cuesta “asimilar todo lo que ha pasado esta temporada” y ha admitido que nunca puso su cargo a disposición de la directiva, porque siempre creyó que conseguiría la permanencia.

“Es un momento triste, porque se acaba una relación que nunca pensé que iba a tener este final. Entramos en una situación de bloque que no nos ha permitido afrontar el tramo final con una tranquilidad mayor”, ha lamentado el ya exentrenador, que también ha reconocido que en las últimas jornadas de la competición “ha pesado mucho el aspecto anímico, la presión y el miedo a perder lo que tienes”.

Eusebio ha pasado 38 jornadas sin decantarse por un estilo de juego; tampoco ha apostado por un once titular. Ha tenido que hacer lo imposible, todo batallando con una plantilla corta y descompensada, y una plaga de lesiones difícil de explicar.

Salvando más de un match-ball, la desastrosa recta final de Liga (3 puntos de 30) lo ha acabado condenando. A él y también al Girona, que, tercero por la cola, certificaba su descenso, matemático el sábado y virtual unos días atrás. Fue entonces, tras perder con el Levante, que el club dijo que ya era suficiente. Durante la semana pasada, Eusebio y la plana mayor hablaron de su futuro. Fue en ese momento cuando se decidió que no continuaría y así se le comunicó. También que no habría problemas para rescindir. Perdona el año que le queda de contrato. Él y también sus ayudantes: Onésimo Sánchez, Juan Carlos Andrés, Gerardo Izaguirre y Aitor Unzué. Ayer, ninguna reunión. Simplemente, las formalidades contractuales de turno.

Su etapa al frente del primer equipo ha durante una temporada. Tiempo suficiente para dirigir 44 partidos oficiales desde el banquillo: 38 de Liga y 6 en la Copa, donde se consiguió la mejor clasificación histórica del club, dejando el Girona en los cuartos de final, donde cayó a manos del Real Madrid. El balance general no ha sido muy positivo. Marcha con sólo 10 victorias, 13 empates y hasta 21 derrotas. Por lo tanto, ha perdido casi la mitad de los partidos. Hoy, Eusebio protagonizará su última rueda de prensa en Montilivi como técnico blanco-y-rojo. Mientras diga sus últimas palabras, en los despachos se continuará trabajando para intentar encontrar un sustituto e iniciar así un nuevo proyecto que vuelva a animar la afición.

Quique Cárcel ha indicado que “esta es la rueda de prensa que nunca hubiera querido que llegara”. También ha añadido que “cuando empiezo a buscar entrenador el año pasado ya sabía que el post-Machin era una situación muy complicada, porque quien viniera no lo tendría fácil. Buscamos unos valores nuevos. Un entrenador que aportara buen juego y mejorara el tema futbolístico. Y Eusebio es un gran entrenador “.

Eusebio ha reconocido que tuvo que transmitir “más seguridad, serenidad” al equipo y ha confirmado que la rescisión de su contrato ha sido de mutuo acuerdo con el club, porque “era lo mejor para los dos partos. Ha sido muy fácil”. “Era el momento de un cambio. La respuesta que ha habido de la afición en las últimas jornadas me ha dado a entender que no está muy contenta de cómo lo he hecho. La afición se merece todo el respeto. Tengo que entender su mensaje”, ha sentenciado.

Cárcel destacó que “ha dado valor a los jóvenes y los ha hecho mejores” y también que “la salvación era el objetivo claro. Nos hemos quedado muy cerca. Si alguien nos dice a falta de 10 jornadas que, con 34 puntos , no lo lograríamos, pocos lo habrían adivinado “. El director deportivo ha dicho que “Eusebio es una persona espléndida, honrada, trabajadora, que ha sufrido mucho y que ha tenido los jugadores con él”. “Esto es fútbol, ​​señores, y pasa por ganar, ganar y ganar. El primer responsable de esta situación soy yo y lo siento de corazón”, subrayó.

El presidente Delfí Geli ha dicho, por su parte, que “ha sido fácil trabajar con Eusebio, lo ha dado todo para intentar llevar esta temporada a buen parte. Tenía una ilusión bárbara para crecer con nosotros pero al final los objetivos marcan lo que pasa, y como no se ha conseguido, ambas partes han aceptado que lo mejor era dar la relación por terminada “. El presidente le ha deseado “toda la suerte del mundo, y ojalá que pueda acabar demostrando todo lo buen entrenador que es”.

Enormemente agradecido “por todo lo que me encontrado” en un club “fantástico” que hace “las cosas de una manera coherente, sensata”. Eusebio ha apuntado que no se siente orgulloso “de cómo ha acabado todo”, pero sí de la forma como lo ha vivido. “Espero que volváis. Volved a intentarlo, porque merecéis estar en la elite”, ha manifestado Eusebio dirigiéndose a Granell.

Artículo hecho por (@Marionasng

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *