¿HAY RESPONSABLES, O “EL FÚTBOL ES ASÍ”?

Pues sí, vino el Córdoba y nos pintó la cara,  y bien, además. ¿Qué pasó? Opiniones habrá las que se quiera, y, con el permiso amable de los lectores, vamos a comentar la nuestra, sabiendo de antemano que seguramente estaremos equivocados, pero ese es un riesgo que hay que correr cuando pretendemos escribir sobre fútbol. 

a) En el primer gol, los centrales descuidan la marca, y en el segundo, observamos que el jugador que marca Jorge se desplaza y él lo sigue, dejando el hueco. Error del portero, y de estrategia defensiva básica. De resto, no vimos errores graves. Los laterales, bien, como casi siempre.

Conclusión:  es necesario trabajar mucho con los centrales cómo se defiende en las jugadas a balón parado, que ya es hora de que lo tengan claro.

b) La baja de Milla iba a suponer un retoque lógico que Oltra quiso solucionar con Undabarrena, es decir sustituimos un creativo por alguien indefinido. Vamos a dejarlo ahí. No tenemos tampoco a Aitor Sanz. Entonces, ¿qué hacemos? Primer error: si no tenemos a Milla no podemos jugar como si lo tuviéramos, porque no tenemos a nadie que juegue como él.

En este caso, nosotros habríamos apostado por Racic como medio de cierre bastante retrasado y Javier Alonso completando el centro del campo (sí, el canterano, ¿por qué no?), apoyado por Isma López en el carril izquierdo con indicación de jugar desde atrás, apoyando el centro del campo. A la derecha, Suso, que está haciendo muchas cosas bien, pero recordándole que los suyo son las asistencias, no el gol, a ver si lo entiende, porque en el partido renunció a una asistencia buenísima por querer meterse por la puerta para dentro, cuando había jugadores esperando el pase en situación inmejorable. Ese error no lo puede cometer, y no es la primera vez.  

c) Delante, Malbasic sobre el lado izquierdo, como falso nueve, y Borja Lasso, cubriendo  la derecha y los espacios entre líneas,  jugando como él sabe. De Coniglio no hablo, porque no me gusta opinar negativamente de alguien que acaba de llegar, pero por lo que le hemos visto, no entra en nuestros esquemas.

En la suplencia, Tyrone (por Suso, que no está para partidos completos) y Undabarrena por Javier Alonso para darle refresco al centro del campo. No son lo mejor, pero no tenemos más o, al menos, yo no los veo.

¿Que son disparates? Posiblemente, pero lo decimos igual que defendimos a Héctor cuando Oltra lo había situado en el ostracismo e invitándole a que se fuera, y mírenlo ahora.

En fin, que vino el Córdoba como desahuciado y nos dio una lección de fútbol. Ahora toca lamerse las heridas y volver a cambiar el chip, porque otra cosa ya no podemos cambiar.   

A Oltra casi no lo hemos nombrado, pero está claro que el responsable de plantear los partidos no es  quien esto escribe. Lo que faltaba.

¡Ah, amigos lectores! Les rogaría que no se enfadasen por estas opiniones. A fin de cuentas, yo sé que de esto sé más bien poco, pero igual un sector de la afición piensa como yo. 

Artículo hecho por Rafael Lorenzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *