REENCUENTRO NOSTÁLGICO EN MÉRIDA

Será el amistoso de hoy en tierras extremeñas un partido que servirá a los béticos, sobre todo no tan jóvenes, para viajar a nostalgia de la lejanía a tiempos mejores para los pecholatas, cuando en Mérida se jugaba en Primera y Segunda División. Hoy en día, béticos y romanos evocarán duelos siempre jugados a cara de perro, los primeros con la misma entidad y los segundos con el último de los descendientes del desaparecido Club Polideportivo Mérida.

Fue en 1949 cuando el primero de los “Mérida”, concretamente la Sociedad Deportiva Emeritense, recibió a los béticos por primera vez en su Historia en partido oficial, concretamente en aquellos tiempos de la 3ª División, cuando los sevillanos vivían tiempos difíciles y los caminos se hacían cuesta arriba: 1-6 para el Betis, sobresaliendo el guasón Villarín y Paquirri, el “Niño de la Alameda”, ambos con dos tantos, certificándose así la única vez en que los béticos han marcado seis goles en partido oficial de Liga fuera de casa. En aquella 49-50, otros equipos extremeños como el Badajoz y el Cacereño también coincidieron en el calendario. 
Unos años después de aquel encuentro, es el Betis invitado a participar en el entonces Trofeo de la Feria de Mérida, perdiendo por 2-1 ante los locales. Desde aquel entonces, las visitas a la ciudad romana serían más bien del filial, el Betis Deportivo, pero con un nuevo club: el Mérida Industrial. Una entidad renombrada y la más recordada, el Club Polideportivo Mérida, también volvería a disputar partidos contra el segundo equipo verdiblanco a mediados de los ochenta, dentro de la Segunda División B. Sería este nuevo Mérida quien ascendería años después a Primera División.
Con el crecimiento del Mérida de la mano de Pepe Fouto, los extremeños coincidieron con el famoso trienio bético en Segunda División (1991-1994).  En la Liga los partidos entre andaluces y extremeños fueron auténticas refriegas, como por ejemplo el de 1991, cuando el posteriormente fallecido Juan Gómez “Juanito” se sentó en el banqullo local y los béticos perdieron por 3-2 bajo el arbitraje parcial del árbitro Núñez Manrique, que expulsó a Juan Ureña.  Y es que al Betis no se le daba bien el Municipal de Mérida, aunque por aquel tiempo el Betis se alzó con el Ciudad de Mérida, en 1993. En la 92-93 el marcador se igualó a cero, mientras que el año del ascenso verdiblanco, el 93-94, nueva derrota visitante, esta vez por 3-1 con Sergio Kresic dirigiendo al Betis.
El 3 de septiembre de 1995 se produjo el debut oficial del Mérida en Primera División, finalizando aquel encuentro con empate a un gol, tanto verdiblanco de Vlada Stosic. Al Betis se le resistía vencer en el Municipal hasta que en la 97-98, segunda y última temporada emeritense en la máxima categoría, se ganó por 1-3 con goles de Alfonso, Jarni y Fernando, colocando las cosas en su sitio. Otras visitas posteriores fueron la adjudicación bética del Ciudad de Mérida en 1999, así como el Vía de la Plata, en 2015, tras empatar a cero goles y ganar a los locales en la tanda de penaltis.
El Betis visitará de nuevo el Estadio Romano evocando viejas historias, pero ante una entidad reciente como es la AD Mérida, como dijimos, heredero directo de los anteriores clubes emeritenses. Betis y Mérida, a su vez unidos por denominaciones históricas repletas de esplendor y de grandeza.
Artículo hecho por Rafael Medina Delgado Heavybético  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *