REPASO FINAL DE TEMPORADA: RC DEPORTIVO

EL DÉPOR SE QUEMÓ EN LA HOGUERA DE SAN JUAN

Sabor agridulce con el que termina la temporada el Deportivo. Una campaña marcada por los altibajos e inestabilidades vividas tanto en el terreno de juego como fuera de él. Confeccionando una plantilla que corría cuenta de Carmelo del Pozo y Natxo González, para muchos prometía ser una de las más competitivas y de mayor calidad de la Segunda División. Algo que se fue demostrando con el paso de las primeras jornadas. El equipo apuntaba alto y así lo avalaba su eficacia en los resultados obtenidos, sobre todo en Riazor. A principios del nuevo año, las dudas empezaron a llegar al proyecto comandado por el técnico vitoriano, meses después destituido. Natxo no supo volver a enganchar ni a su plantilla ni a la afición, que veía cómo las posibilidades de Ascenso Directo, principal objetivo de un club descendido la temporada pasada, se iban esfumando con el transcurso de las jornadas. Sustituido por Pep Martí, el mallorquín no empezó con buen pie su nueva andadura al frente del cuadro blanquiazul. Dos derrotas seguidas hacían al Dépor salirse ya de los puestos de Play-Off, algo que recuperaría faltando pocas jornadas para el final.

“Hasta el último minuto del último partido”, como dicen los sabios futbolísticos, es un lema que parece cumplirse todas las temporadas en la apasionante Segunda División. Y así volvió a ocurrir este año. El Dépor se clasificaba en última posición para la disputa de los Play-Offs de ascenso, gracias en gran parte al cambio de aires que trajo consigo un Pep Martí que volvió a enganchar a la afición. Parecían volver a unirse #ANosaForza con #OsNosos, tal y como transmitían desde el propio club, para solventar las dos eliminatorias restantes y devolver al club a la categoría que se merece.

La primera de ellas la solventaron, ante el Málaga de Víctor Sánchez del Amo, en un encuentro de ida que terminaría con un 4-2 remontada incluida del Dépor, y en el de vuelta el solitario tanto de Bergantiños sellaba la eliminatoria a favor de los gallegos. El Mallorca arguardaba a disputarse la fiesta del ascenso, y tras un encuentro abarullado en Riazor donde el Dépor no supo agrandar la ventaja con un hombre más en el campo, en Son Moix se vivió uno de los peores encuentros de la temporada para la plantilla. Acobardados, nerviosos y sin soluciones desde el banquillo. Una actitud que no sirvió para ascender.

Toca un lavado de cara importante para la futura temporada. Caras nuevas, salidas necesarias y obligadas, una de ellas la del técnico Pep Martí, que perdió gran parte de la confianza depositada en él en su último encuentro. El límite salarial descenderá el doble respecto con el que contaban este año. Parece que Carmelo del Pozo tendrá que confeccionar una plantilla que no sea de nombres, sino de jugadores que vengan a sudar la camiseta. El Dépor necesita volver a Primera, equipo y afición juntos, luchando por un mismo objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *