RESUMEN CULTURAL LEONESA 17/18

42 AÑOS DE ESPERA PARA 42 JORNADAS

La Cultural Leonesa, con una cantidad de errores principalmente reflejados en la planificación de la plantilla, pierde la categoría solo un año después del histórico ascenso a la misma tras 42 años de espera.

No pudo ser. Tras una temporada irregular en la que la Cultural estuvo coqueteando con los puestos peligrosos la mayoría del tiempo, finalmente se confirmó la peor de las noticias y el conjunto leonés perdió la categoría en la última jornada en Soria en un partido desastroso ante un Numancia que se jugaba entrar en los puestos de playoff de ascenso a primera.

Pero el descenso no fue debido a este partido. Para analizar las causas del mismo tendríamos que volver la vista al mes de Julio con la planificación de la plantilla. Los máximos responsables de la misma, el director deportivo Oscar Cano y el entrenador Ruben de la Barrera, decidieron deshacerse de los héroes del ascenso. En primer lugar no se hizo ningún esfuerzo para retener a Alex Gallar, permitiendo su marcha al Huesca previo pago de su clausula de 400k. Gran parte del dinero de ese traspaso se utilizó para, incomprensiblemente, rescindir el contrato del máximo goleador de la campaña del ascenso, Benja Martinez, que ponía rumbo al Elche. Y finalmente no se hacia ningún esfuerzo para recuperar a Toni Villa, al que había repescado el Valladolid pero que en principio no contaba para Luis Cesar. A la postre los tres jugadores resultarían decisivos en los ascensos de sus respectivos nuevos equipos mientras que la Cultural terminaría descendiendo.

Se rompía el bloque del ascenso y se realizaron mas de 20 fichajes a lo largo de la temporada entre los mercados de verano e invierno. La mayoría de ellos como Jesús Fernández, Carcelen, Guarrotxena, Aridai, Bouy, Yelko Pino, Ideguchi, Iban Salvador, Manu o Moutinho con un rendimiento mas bien pobre, en algunos casos siendo generosos.

La temporada comenzó con una decepcionante derrota por 2-0 ante otro recién ascendido como era el Lorca, pero la Cultural supo sobreponerse a esa primera derrota y con las victorias ante Osasuna, Sevilla Atletico y Huesca y el empate in extremis por 4-4 ante el Valladolid los leoneses se colocaban en puestos de playoff a primera división.

El equipo hacía un fútbol vistoso propio de los equipos de De la Barrera y, pese a conceder muchas facilidades atrás (errores que les perseguirían toda la temporada), se comenzaba a hablar de cotas mas altas que la permanencia. Pero pronto el conjunto leonés se encontraría de bruces con la realidad de la dura liga 123 ya que se pasaría los siguientes 14 partidos sin conocer la victoria, si bien la crisis no fue tan acuciante pues 10 de ellos acabaron en empate. A pesar de ello, durante esta larga travesía sin conocer la victoria salió a relucir otra de las causas del descenso, la falta de autocrítica por parte del entrenador Rubén de la Barrera. Todos los errores propios de planteamiento y defensivos se escudaban en la clasificación del equipo, aún fuera de los puestos de descenso.

Y así finalizaría la primera vuelta, con 23 puntos y fuera de los puestos de descenso, pero al borde del abismo. Los fichajes de invierno fueron 6, pero sólo dos de ellos terminaron cuajando en el once inicial, David García, central cedido por el Osasuna y Sergio Marcos, centrocampista fichado del Valladolid y que terminó convirtiéndose en la brújula de los leoneses. Durante la segunda vuelta veríamos dos equipos totalmente diferentes, una Cultural sólida en casa, donde consiguió victorias importantes ante Sevilla Atlético, Lorca, Tenerife, Cordoba, Oviedo o Reus, y otra Cultural totalmente desconcertante fuera de casa donde protagonizó partidos verdaderamente vergonzosos con duras derrotas contra Sporting, Huesca o la mencionada anteriormente ante el Numania  y culminando con la derrota mas dura en Tarragona ante el Nastic donde después de ir ganando 0-2 en el descanso y teniendo la permanencia asegurada el equipo leonés se derrumbó en 20 minutos fatídicos recibiendo 4 goles en 20 minutos y terminando el partido 5-3.

A la postre esta sería la principal causa del descenso, el flojo rendimiento fuera de casa. Es imposible mantener una categoría habiendo obtenido únicamente dos victorias a domicilio frente a Sevilla Atlético y Barcelona b (último y antepenultimo). El fútbol vistoso y alegre quedaba de lado en cada salida. El equipo parecía inexperimentado, carente de ideas, falto de asumir riesgos y sin capacidad de generar fútbol ofensivo. Solo salvó, en ciertas ocasiones, la altísima efectividad y los arreones de épica que lograron rescatar empates inesperados en los instantes finales como en Cadiz, Cordoba y Granada.

A pesar de todas estas circunstancias el conjunto leonés llegó muy vivo a las últimas jornadas, hasta el punto de llegar dependiendo de si misma en la última jornada cuyo resultado todos conocemos ya. Quizás el equipo leonés pagó la novatada pues vió como los rivales en la lucha por el descenso ganaban prácticamente todo en los dos últimos meses de competición mientras unos se saltaban el límite salarial y otros quedaban salpicados por supuestos amaños en las apuestas. Pero la realidad es la que es, y en este caso los errores cometidos fueron muchos y todos ellos juntos han dado con los huesos de la Cultural de nuevo en el pozo de la segunda b.

De todo se aprende…que esto sea para volver mas fuertes.

Artículo hecho por Javier Castro Gonzalez (@MrJCastro7)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *