RESUMEN DE LA TEMPORADA DEL CD TENERIFE

FRACASO ABSOLUTO

La campaña del CD Tenerife 2018/19 ha sido nefasta, para olvidar, un auténtico fracaso. En este artículo se hará una valoración global de una de las campañas más penosas del club chicharrero.

El curso inició con Joseba Exteberría como timón de un barco que iba a estrellarse como el Titanic. Sin el apoyo de la directiva, el técnico fue renovado tras cuajar un decente trabajo que llevaba haciendo desde febrero del 2018. Sin embargo no era del gusto para Miguel Concepción, presidente del club. Consiguió la renovación debido a la masa social de las Redes Sociales, que pedían que el “Gallo” continuase. Un entrenador sin el apoyo de la dirección antes del comienzo. Empezaron mal.

Por no nombrar el trabajo de Alfonso Serrano, director deportivo en esa época: Nano Mesa, el hijo pródigo que dejó de lado al club chicharrero hacía un par de temporadas al marcharse al Éibar a falta de 72 horas para el cierre del mercado. Llegó cedido y, aunque jugó bastante, su falta de minutos en campañas anteriores, el mal estado de forma, la poca motivación y las polémicas imágenes y vídeos que subía a una red social, jugando a la consola o conduciendo mientras se graba. En 32 partidos marcó la “friolera” cifra de 4 goles.

Otro de las “maravillosas” incorporaciones fue la de Chilunda, jugador tanzano que jugó menos de 30 minutos en 5 meses. ¡Pobre chaval!

Fernando Coniglio llegaba como el nuevo delantero del Tenerife. Bueno, la verdad es que no se sabe a qué vino, porque el chico no logró marcar ni una sola vez. Un desastre. Tenía la precisión en el mismo sitio que Belén Esteban el conocimiento. PD. El conocimiento y la “princesa del pueblo” no se llevan bien.

José Naranjo vino como la estrella del equipo. Y vaya estrella. Se estrelló como los coches en la autopista del sur de la isla. Aunque en lo últimos partidos se espabiló, lo cierto es que pese a ser el pichichi sus números como delantero son pésimos. 6 goles en 36 encuentros, o lo que es lo mismo, 1 gol por cada 6 partidos.

Iker Undabarrena, llegó libre tras rescindir con la Real Sociedad. Mediocentrocampista que tuvo un curso irregular pero decente. De los pocos que se salvan, aunque en la última parte de la temporada su nivel bajó a las calamidades.

Joao Rodríguez, un pibe que lo hizo muy bien, pero que no contaba con minutos y que decidió rescindir el contrato en Enero. Tenía buena pegada.

Un caso que dolió a más de uno fue Héctor Hernández, lateral izquierdo joven, que apenas tuvo minutos. De los 3 que coincidieron él fue el mejor, e inexplicablemente fue el que menos tiempo estuvo en el césped.

En Enero se sumarían Uros Racic, que fue de más a menos, Borja Lasso, que no ha tenido suerte, Mauro dos Santos, que ha gozado de pocas oportunidades pero lo ha hecho bien e Isma López, que llegó para competir con Camille y Héctor Hernández y ha tenido unos meses muy irregulares.

El Tete tuvo bastantes bajas sensibles como Samuele Longo, Alex Mula, Vitolo, Aveldaño, Villar, Juan Carlos Real y Bryan Acosta en enero, entre otros.

En lo relacionado con la temporada´: Fracaso absoluto. Exteberría fue cesado injustamente tras solo 5 jornadas, donde el equipo se hundió. Para intentar el rescate llamaron a José Luis Oltra. El pobrecito se encontró a un vestuario dividido y destrozado anímicamente, aunque con él llegó la primera victoria en el Heliodoro, ante el Cádiz, con un solitario gol de Nano, sin embargo con el paso del tiempo, la figura de aquel hombre-dios que hizo feliz a toda una isla década atrás, se desvaneció, y aunque ganó los dos derbis, la preocupante imagen del equipo y los pobres resultados que acercaban al conjunto chicharrero a la zona peligrosa, hizo que fuese destituido a falta de 4 jornadas. En ese momento, la afición desaprobó esa decisión y comenzaron a tambalearse también desde la directiva, que recibiría una pitada antes del último encuentro ante el Zaragoza. Como apagafuegos llamaron a Luis César Sampedro, que tuvo de acompañante al mítico Cristo Marrero. Debutó goleado en Elche dejando muchas dudas, pero ganaron sorprendentemente al Oviedo. En Lugo ambos conjuntos firmaron el empate que les daba la permanencia, y en la última jornada, el Tenerife consiguió una victoria agridulce para cerrar una temporada de fracaso.

También hubo un cambio en la dirección deportiva. Alfonso Serrano fue declarado culpable del espantoso inicio que arrastró a todo el curso. Por supuesto, Concepción señaló otra vez a una persona ajena de sus fracasos. Además, en sus 13 años como presidente del club, ha sido capaz de cortarle la cabeza, cual Toma de la Bastilla, a 17 entrenadores,  de ellos en una doble ocasión. Cifras bestiales y alarmantes, pero no admite su culpa, como viene siendo habitual. Además, esta temporada se recordará porque el presidente llamó “machangos” a la afición, algo que no ha sentado bien al público. El nuevo director deportivo es Vicente Moreno, gran conocedor de la categoría.

En el 16º puesto, con 50 puntos, 11 victorias (1 lejos del Heliodoro), 17 empates y 14 derrotas queda muy lejos de un equipo que aspira a jugar play off de ascenso. Además, apenas 40 goles en la liga, mientras que recibieron 50.

A ver qué pasa con el nuevo proyecto del CD Tenerife. El de la 18/19 fue un fracaso absoluto.

Artículo de Jordi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *