RESUMEN GRANADA CF 2017/2018

VARAPALO NAZARÍ

El Granada comenzaba en el pasado julio una temporada con un único objetivo, el regreso a la Liga Santander. Para ello, el proyecto partía desde el principio, con un nuevo director deportivo, un nuevo entrenador y una plantilla nueva cuyo perfil era el de jugadores experimentados en la categoría que ayudaran a conseguir los objetivos.

El equipo iniciaba su andadura en la categoría de plata con Oltra como nuevo entrenador, experimentado y con varios ascensos a primera división en su currículum. En cuanto la plantilla, prácticamente todos los jugadores eran nuevos salvo Saunier, Rui Silva y Adrián Ramos que fueron los únicos supervivientes del proyecto fallido en primera división. Varios jugadores destacaban en la plantilla, como Joselu que fue el pichichi con el Lugo en la campaña anterior o Machís que era la pieza clave del proyecto durante toda la temporada.

La liga comenzaba muy dubitativa para el equipo de la capital de la Alhambra. los primeros cuatro partidos se saldaron con 4 empates y el equipo se situaba en mitad de la tabla, el juego no era muy convincente y la afición comenzó a dudar cuando el equipo cayó derrotado en Pucela por 2-1 con el Valladolid, esa derrota quizás sirvió como punto de inflexión, y a partir de ahí se enlazó una racha de 6 victorias en 7 jornadas, en la que destaca la victoria en Santo Domingo frente al Alcorcón por 1-2 ,lo que significaba la primera victoria fuera de casa tras 2 años. También esta racha propició que el equipo se situara líder en la jornada 13 tras empatar 0-0 en el Sadar con el Osasuna. El equipo ilusionaba a toda una ciudad.

El equipo parecía que iba por el buen camino, los jugadores estaban cómodos en el campo, algo curioso era que jugadores como Joselu o Ramos, que eran los que se esperaba que tiraran del equipo eran los que estaban en un segundo plano, varias sorpresas agradables eran las de Pedro Sánchez y Kundé, sobretodo éste último que llegaba tras jugar en Segunda B con el Extremadura.

A partir de la jornada 14 el equipo cambió el rumbo completamente, una derrota en Los Cármenes frente al Sevilla Atlético, que por entonces era el colista, hizo que todo el ambiente cambiara y que el equipo abandonara los puestos de ascenso directo, a partir de ahí se cambió de tónica, en Los Cármenes se consiguieron muchas victorias enlazando 6 victorias consecutivas en casa, pero todos los partidos lejos de Los Cármenes eran muy difíciles de ganar perdiendo contra rivales directos como el Cádiz o el Albacete.

Todo explotó en la jornada 31 cuando fue destituido Oltra tras la derrota por 2-1 en el Carlos Tartiere con el Oviedo, esa dura derrota frente a otro rival directo por el ascenso tuvo como resultado el alejamiento del Granada de las posiciones de ascenso directo, algo que supuso el fin de la era Oltra y el inicio de la era Morilla que por entonces era el entrenador del filial rojiblanco pero que no tenía experiencia en segunda. Su primer partido al cargo del primer equipo se saldó con victoria nazarí por 1-0 frente al Numancia. Esa victoria volvió a ilusionar a la afición nazarí pero pronto llegó un nuevo varapalo, la derrota frente al Lorca en el Artés Carrasco por 3-2, un equipo que por entonces ya estaba desahuciado estando a 15 puntos de la permanencia y llevando 14 jornadas sin ganar, esa derrota fue un varapalo y ya la afición no volvió a ver una victoria en el período de Morilla como entrenador del primer equipo siendo destituido en la jornada 38. Tras la marcha de Morilla el equipo se encontraba a 4 puntos de los puestos de Play Off.

Tras esta serie de varapalos llegó como último intento un nuevo entrenador, se trataba de Miguel Ángel Portugal, un entrenador veterano también que prometía luchar hasta el final. En su primer partido como técnico nazarí se enfrentaba ya a una final frente al Rayo vallecano que era el líder de la categoría, ese partido fue la revelación a la afición, la derrota de 0-2 la afición y la plantilla se dio cuenta de que el objetivo marcado en el inicio de la temporada del ascenso directo era prácticamente imposible y aún más tras la derrota por 2-0 frente al Almería en la jornada siguiente. Aunque aún había posibilidades matemáticas de play off la afición no contaba con un hipotético milagro y los siguientes partidos en casa iban a ser con un ambiente muy pobre, rozando la mitad de entrada. Pese a que el equipo consiguió la victoria por 1-0 la afición ya estaba decepcionada y los dos últimos partidos iban a ser un trámite cayendo 3-1 en el Molinón con el Sporting y ganando al Cádiz en los Cármenes por 2-1 despidiendo la temporda de nuevo con una entrada muy pobre.

En definitiva, una temporada marcada por la ineficacia total de la plantilla y por quizás errores de la dirección deportiva y de la directiva general, algo que ha supuesto un nuevo fracaso en la entidad nazarí que se tendrá que conformar con jugar la campaña siguiente de nuevo en la categoría de plata. Pese a ello la afición seguirá estando con el equipo en este nuevo proyecto en el que también se ha iniciado con dudas, tras la destitución de Manolo Salvador como director deportivo. El presidente y su cúpula han expresado en varias ocasiones que es un proyecto a largo plazo pero la afición no quiere esperar más y quiere regresar al lugar que le corresponde, la Liga Santander.

Artículo hecho por Antonio Arnedo (@Antonioarnedo2).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *