SUGERENCIAS A UN EQUIPO QUE SE HUNDE

Pues sí, después de lo visto ante el Córdoba,  y ahora en Cádiz, el barco vuelve por los  derroteros que creíamos superados con los fichajes de invierno, pero “va a ser que no”.

Ante el Córdoba, el equipo no supo que estaba ante un equipo renovado y, además, olvidamos que  estábamos sin Milla.  Ahora, ante el Cádiz y esta vez con Milla, volvieron a sacudirnos bien. ¿Por qué?

En principio apuntamos dos detalles:

a) Consciente de que el equipo depende de Milla, Cervera reforzó el centro del campo, dio un paso adelante y obligó a Milla a emplearse en defender más que en crear, con lo que el Cádiz se aseguraba el dominio de la zona “de creación”, que dicen los cursis.

b) Esta presión del Cádiz fue posible porque todos saben que el CD Tenerife, delante, “no muerde”.

Por eso, a poco que se replegasen, volverían a controlar la situación. Luego, nuestra inseguridad defensiva, basada en el poco entendimiento entre Dani y los centrales, hace que nos tiemblen las piernas desde que los delanteros contrarios entran en el área.

Para colmo, al Cádiz se le aparece la virgen en el primer gol. (Vale, con la colaboración de Dani, pero es cierto que el balón describe una parábola extraña, motivada, posiblemente,  por el viento de levante que había en la “tacita de plata”).

El segundo gol fue, a mi juicio,  un acierto del Cádiz y un despiste de marca de los centrales, y tanto  es así que quien llega al balón es Milla en carrera desde fuera del área, jugando forzado y arrollando a un Dani que volvía a estar mal colocado.

O sea, muy bien el Cádiz y con mucha mala fortuna en tareas defensivas el Tenerife.

¿Y ahora qué hacemos? 

Seguramente, como muchos, nosotros pensamos que hay que reestructurar la delantera,  y para eso proponemos:

1.- Darle descanso a Coniglio, Nano y Naranjo.

2.- No poner a Suso más de cincuenta minutos, recordándole que se olvide del gol, que lo suyo son las asistencias.  Su cambio natural ha de ser Tyrone. No vemos otro. 

3.- Poner a Malbasic como delantero centro, su puesto natural. No es Longo, pero es lo que hay. 

4.- Alinear a Isma como media punta. 

5.- Poner a Borja Lasso entre líneas, buscando desmarques y repartiendo juego, como Gaku, para mas datos.

6.- Probar la opción Mauro dos Santos como revulsivo en la defensa.

7.- Darle cancha en las sustituciones a la gente de la cantera.

No sabemos de fútbol (ni cobramos), pero la solución ahora no nos parece que sea echar a nadie ni cambiar a nadie, sino confiar en que Víctor Moreno, que sabe al menos mucho más que yo, aconseje a Oltra, a ver si entre los dos enderezan el rumbo, porque el barco vuelve otra vez  “con la proa al marisco”. 

Y conste que sigo sin creer en las maravillas de Oltra como entrenador, pero como no sé de fútbol, eso es cuestión de fe. Se cree o no se cree, …y yo no creo, pero “en esta parroquia por ahora no tenemos otro cura”. 

Artículo de Rafael Lorenzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *