SUSO, ENTRE LO BUENO Y LO MALO

El pasado ocho de abril, se hizo oficial la renovación de Suso, y desde nuestra humilde posición, pensamos que el capitán, para todos Suso “el de Taco”, se ha ganado a pulso esta temporada la renovación, que, además, figuraba en el contrato.  Por eso, creemos que el acto  ha sido una especie de escenificación, quizás para dar un poco de barniz al fracaso del partido contra el Sporting.

Volvamos a Suso. Dentro de sus virtudes, está el mantenerse en forma, en tener un corazón blanquiazul y entregarse a tope en cada partido. corriendo como el que más y prodigándose también en tareas defensivas. Eso es bueno, pero lo de entregarse a tope no debe ser un mérito. Es una obligación, aunque no todos lo cumplen. Suso sí, para lo bueno y para lo malo.

El otro aspecto positivo es su habilidad para profundizar controlando el balón y llegar a la línea de fondo a base de bicicletas y otros recursos de dribling que exhibe el Sr Santana, sobre todo cuando tiene el día inspirado.  También es hábil en la ejecución de las faltas, sobre todo cuando pueden ir directas a portería, aunque no lo veamos ahí con frecuencia porque el club tiene otras alternativas.

Ahora vamos a la parte negativa, que las tiene, y la primera es no haber aprendido a controlar su carácter, lo que le ha ocasionado tarjetas lamentables que han perjudicado al equipo.

Otra es que da la impresión de que juega para la grada, no para su equipo. Parece que va ciego cuando profundiza y no mira a sus compañeros sino a sí mismo, buscando la jugada perfecta que nunca llega, porque su jugada perfecta parece que sería profundizar y meterse por la puerta para adentro, y eso no es. Suso peca de glotonería futbolera, y eso le ha hecho que no vea a sus compañeros en mejor posición  pidiéndole el balón, con lo que la jugada muere sin consecuencias.  Entonces, con frecuencia,  ya desbordado, no le queda otra que mandar el balón a la olla a ver si hay suerte, y con nuestros delanteros de ahora, esa suerte no llega. Esfuerzo inútil.

No queremos terminar, sin insistir una vez más en  estos humildes comentarios semanales,  que Suso debe ser uno de los cambios fijos allá por el minuto 60, como mucho. Los años pesan, se quiera o no, y se nota.

Esperamos que no se nos enfade el capitán por estas opiniones, que solo llevan la intención de que la temporada que le queda en el equipo, la aproveche para reflexionar e intentar corregir esos (supuestos) errores. Nunca es tarde. 

Por último, en esto del gol que no llega, no olvidamos la escasa habilidad de nuestros delanteros ni los desaguisados de JL Oltra cuando decide las sustituciones, porque aún estamos intentando entender sus cambios ante el Sporting. Eso lo dejamos para otro comentario.

PD.- No entendemos la obsesión de algunos medios con el cambio de entrenador. Hemos sido críticos con Oltra, desde hace meses, pero creemos que su sustitución,  ahora, sería un tremendo error.

Artículo hecho por Rafael Lorenzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *