VITOLO, CORAZÓN BLANQUIAZUL

Pues nada, Vitolo, ahí estamos aún, con un año más de contrato y mirando a ver qué haces porque, según parece el club no cuenta contigo para la temporada que viene.

Algunos medios han dicho que no es elegante la forma en que te has enterado, y que uno de los futbolistas que más veces ha vestido la camiseta del club se merecía un poco de respeto. En lo del respeto siempre estaremos de acuerdo, pero más lejos no voy a llegar, porque no sé toda la historia ni las explicaciones de cada uno, aunque sí querría decirte que, si bien por una parte, admiro tu profesionalidad, sería poco coherente conmigo mismo si defendiera la postura de que estuvieras un año más en la plantilla, porque creo que es el momento de cambiar de barco, Vitolo, y pensar en un nuevo equipo, donde puedas aportar tu experiencia para hacer una temporada digna, de las de media tabla, sin necesidad de empecinarse en equipos que aspiran al ascenso, porque tendrías que acometer retos que luego, tu corazón de deportista sabe que no puede cumplir.

Es verdad que esas cosas nunca se dicen …pero quitan horas de sueño.

En fin, que el tiempo pasa, Vitolo, para todos, también para ese centrocampista defensivo (ahora lo llaman pivote) que mandaba en su zona, que suplía su corta estatura con potencia, colocación y rapidez de reflejos, y que hacía que todos los que cayeran por su territorio tuvieran que pedirle permiso, porque en tu parcela la ley la dictabas tú, …y eso estaba bien.

Recuerdo que, en aquellos años, yo era uno más de los que estábamos convencidos de que acabarías fichando por alguno de los más grandes. Luego no fue así, pero diste el salto a la Península y disputaste muchos partidos tanto allí como en Grecia y en Turquía, aunque la experiencia turca mejor la olvidamos, porque no aportó mucho en tu carrera y esas cosas, mejor dejarlas atrás.

Ahora se trata, creo, de negociar con el club tu cese al tiempo que se esperan ofertas, porque tú sabes que aún puedes jugar en la categoría, faltaría más, e incluso, me atrevo a decir que el cambio supondría un acicate, un pinchazo de adrenalina, un reto que en el CD Tenerife, ahora no vemos. Yo, al menos, no lo veo, …y parto de una máxima: “prefiero que me echen de menos a que me echen de más”.

Entonces, más pronto que tarde, cuando se arregle lo de tu contrato, ya vendrán fotos oficiales, y los medios se desahogarán de una forma u otra, pero no te recomiendo, Vitolo, la idea de empecinarse en cumplir ese año de contrato. Espero que entre tus representantes y el club, …ese club que tan mal (en mi opinión) gestiona Serrano, lleguen a un acuerdo y que disfrutes aún de tardes de gloria en otro equipo. Ojalá.

Por cierto, hay más compañeros que deberían hacer lo mismo, bien porque los años no perdonan, o por otros motivos, pero siempre deberían tener el olfato de detectar cuándo irse o quedarse, aunque sé que son decisiones difíciles de tomar. Tú ya me entiendes.

Ese sistema de irse cuando el tiempo lo decida, debería funcionar también con la gente de la directiva, pero me temo que que no, que van a seguir a pesar de su mala gestión.

Y es que a unos cuantos de ellos no los despegan del sillón ni con agua caliente.

Artículo hecho por Rafael Lorenzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *