¿Y AHORA QUÉ HACEMOS?

Todos vimos el sábado el triste espectáculo ante el Elche CF, y la mayoría nos quedamos mucho  más preocupados que antes del partido y preguntándonos, una vez más,  dónde estaba Héctor. Esta vez jugó Camille, falto de forma porque lleva mucho tiempo sin competir. Tampoco entendimos la ausencia de Carlos Ruiz.

Seguro que muchos aficionados se  preguntaron qué hacía Coniglio solo en punta de ataque y qué pintaba Naranjo,  tan ineficaz y predecible como siempre,  y hasta Borja Lasso corriendo como  loco, sin ton ni son, y tan perdido como Alberto en su intento de  tapar huecos.

Vimos a  Milla intentando organizar, y a un Racic que ha pasado a ser una caricatura de lo que era.

Luego,  llegaron los cambios,  y aunque sí nos pareció que Tyronne mejoró la apariencia del equipo, también vimos a Nano, sombra de lo que fue, intentando aportar algo en  su parcela, sin conseguir nada positivo. Sin noticias de Héctor; otra vez Isma intentando defender, por decir algo.  

Tampoco se nos escapó un penalti muy riguroso en contra  y otro posible a favor, no pitado;  pero no olvidamos que cuando nos pitaron el penalti dudoso, el equipo llevaba tiempo perdido sobre el césped del Martínez Valero. 

Durante el partido, recordamos también nuestro comentario de la pasada semana en el que  recomendábamos no cambiar al entrenador faltando cuatro partidos, porque la alineación de Sampedro no había por dónde cogerla, y todavía hoy nos seguimos preguntando cuál fue el papel de Cristo Marrero en este desaguisado. 

Y claro,  también nos acordamos de Serrano, de Víctor Moreno y, cómo no, del Sr Concepción.

Pero ahora, después de tanta penuria, cuando ya sabemos que la UD Las Palmas ha ganado al Rayo Majadahonda y que seguimos dependiendo de nosotros mismos, creemos necesario hacer un llamamiento a la afición para pedirles, una vez más, su apoyo para nuestro Tenerifito. Que apartemos por tres semanas todo lo que hemos sufrido esta temporada, y ANIMEMOS A NUESTRO EQUIPO, TODOS A UNA.

Vamos a llevarlos en volandas, porque están caídos y nos necesitan, porque somos afición para eso y para mucho más,  porque esta afición es grande y se crece en los momentos duros como este.

Ahora bien, cuando pase esta marea (y ojalá lleguemos a buen puerto), deberemos unirnos los aficionados, analizar todo, hacer cuentas y pasar la factura.  En ese momento tendríamos que estar todos a una pidiendo cuentas a Víctor Moreno por toda su gestión, bastante dudosa, y al Sr Concepción decirle bien claro lo que piensa la mayoría: QUE SE VAYA, QUE YA ESTÁ BIEN.  Que le agradecemos   todo lo que él quiera, pero que se vaya. 

Y si no quisiera dejar el cargo, tendríamos que pedir y hasta exigir a quienes  lo sostienen,  que busquen un sustituto, por cierto, que no sea político de CC, porque seguimos sin entender por qué tiene que estar una organización política gobernando a un equipo que, en teoría, es de todos.

Y junto a Concepción, que cojan la maleta también sus amigos Amador, Armas y Abad,  responsables de la pésima gestión deportiva y de la mala imagen del club ante la mayoría de la afición.

Y si sucede lo peor y no nos salvamos, QUE SE VAYAN igualmente,  y ver en su lugar a gente con ilusión, inteligencia y proyectos claros para nuestro CD Tenerife, porque, aunque la mayoría de las acciones sean de ellos, el mayor patrimonio del club somos nosotros, la afición, y no los queremos.

Artículo hecho por Rafael Lorenzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *